Como ser Feliz



Como ser feliz es una preocupación que muchas personas tienen en su mente, como una pregunta sin respuesta. Dan vueltas al mismo tema una y otra vez.

Me gustaría ser feliz.
Quiero dejar de estar mal.
No me gusta mi vida.
Como hago para ser feliz.

Pero esta pregunta muchas veces se queda en sus mentes sin respuesta. No hay una serie de pasos para todo el mundo que lleven a una persona a ser feliz. Porque la felicidad, para cada persona, tiene ingredientes diferentes. Si "mezclamos" estos ingredientes, en nuestra propia receta, podremos sentir esa felicidad dentro nuestro.

¿Por qué nos resulta tan difícil ser felices?

Muchas veces porque vivimos preocupados en satisfacer las expectativas de los demás, con miedo a ser rechazados si decimos que no, o si hacemos lo que realmente nos gustaría hacer. Por falta de confianza en nosotros mismos y la parálisis que esto produce.

Decía Gandhi que ser feliz es tener congruencia entre lo que pensamos, lo que sentimos y lo que hacemos. Nada más. ¿Una receta sencilla verdad?

Por eso la felicidad no puede llegar desde fuera de nosotros mismos, sino desde dentro. ¿Quién puede saber mejor que tú cuales son tus pensamientos y tus sentimientos?

Desde el coaching trabajamos en escucharnos a nosotros mismos, en determinar cuales son las incongruencias entre lo que sentimos, pensamos y hacemos que nos llevan a sentir infelicidad en nuestra vida.

A menudo, un simple cambio de visión, un cambio de actitud es lo que se necesita para poner en marcha el motor de la felicidad.

Ser feliz puede ser mucho más sencillo de lo que uno cree. Sentir, pensar y hacer sintonizados.

La teoría es fácil, pero por supuesto que llevarlo a la práctica no suele resultar tan sencillo, sino, ¿habría tanta gente en busca de la felicidad?

Llevarlo a la práctica exige un compromiso con el crecimiento personal, un trabajo interno de reflexión para poder conocernos mejor. Retomar las riendas de nuestra vida, que quizás las hemos dejado en manos del miedo, de los demás...

Nunca es tarde para retomar estas riendas y recuperar ese estado de felicidad que alguna vez hemos sentido tan dentro nuestro. No importa lo que haya ocurrido en tu vida hasta ahora, hoy es el mejor momento para decidirte a reencontrarte contigo y con tu propia felicidad.

Viki Morandeira
Tu coach personal

Coaching Personal: ¿En qué dirección te mueves?



Cuantas veces corremos de un lado para el otro, estresados, sin saber exactamente hacia donde vamos...  Tenemos una meta, trabajar para tener nuestras necesidades y las de nuestros hijos cubiertas, para progresar, para tener calidad de vida..... pero.... en el camino.... olvidamos cual era nuestra meta.
 
Nos movemos en dirección opuesta a lo que realmente buscábamos. Sin ser conscientes. Sin vivir de una manera consciente. Cargamos nuestra vida de cosas importantes, de preocupaciones, de prioridades, de prisas y carreras que nos llevan en la dirección contraria.
¿Cuál es el motivo por el que haces las cosas que haces?
A veces, es necesario tocar fondo, quebrarse, golpearse para darse cuenta que vamos por el camino equivocado. Ese quiebre puede llegar de imprevisto, cuando los demás suponen que tienes una vida exitosa, una vida perfecta y feliz.
En ese momento, en que notas que estás transitando el camino equivocado, un recorrido que no te lleva a conseguir las metas que realmente te habías fijado. Un camino que te aleja de tus propios valores. Un recorrido que no es precisamente feliz.
La infelicidad, es el resultado de pensar algo, pero decir y hacer otra cosa.
Cuando piensas que quieres pasar más tiempo con tus hijos, pero lo que haces y lo que dices no te permite pasar ese tiempo con ellos, te sientes sin felicidad.
Cuando piensas que quieres emprender algo, pero no lo haces y tu mente te dice que no funcionará o te enfrenta a lo que puede fallar, cuando mantienes tus ideas como simples sueños.... te cargas de infelicidad.
Cuando tus preocupaciones son económicas, pagar impuestos, tener un sueldo a fin de mes, tener más ingresos...pero lo haces desde un trabajo o una profesión que no te apasiona te invade la monotonía, la infelicidad.
Cuando no sientes ganas de ir a trabajar, cuando estás deseando que llegue el fin de semana, las vacaciones, los días libres, no estás disfrutando del tiempo que pasas en tu trabajo y durante cada día, ahí es donde pasas la mayor parte de tu tiempo.
Cuando deseas tener una relación de pareja basada en el respeto y el amor, pero lo que vives en el día a día es la rutina y las peleas sin sentido, vives en la infelicidad.
Cada uno de nosotros es responsable de su vida, de sus emociones, y del lugar en el que se encuentra hoy. Si quieres estar en un lugar diferente mañana, es necesario empezar hoy a dar pasos diferentes, a retomar las riendas de tu vida, de tu propia responsabilidad sobre tu felicidad y tu calidad de vida.
Puedes. Se puede. A lo largo de los años he acompañado a personas que venían con la necesidad de hacer precisamente eso, Retomar las Riendas de sus vidas. Y a través del taller de 21 días que puedes seguir online eso es precisamente lo que conseguimos. Me gustaría compartir las reflexiones de una de las participantes del taller, al concluirlo.
Testimonio C.Sillero
Si sientes que tu vida va sin rumbo, o en piloto automático viviendo día tras día en la infelicidad de no saberte el dueño de tus decisiones, es el momento de hacer algo. Es el momento de invertir 21 días en recuperar el entusiasmo, la fuerza, la alegría, la motivación, el poder sobre tu propia vida. Se puede y es mucho más sencillo de lo que te imaginas.
Puedes pasarte unos meses o años más sintiéndote como hasta ahora, desmotivado, desinflado, falto de fuerzas y de felicidad. O puedes elegir hacer algo hoy para cambiar estos estados emocionales que te sumen en la desesperanza y la desilusión con respecto a tu vida y a tu futuro.
El camino está ahi delante. Los días seguirán pasando, los meses acabarán y empezarán uno tras otro, la vida no se detiene a esperar que nos encontremos con una actitud positiva. Puedes leer esto y pasar de largo. O puedes leerlo y regalarte la oportunidad de retomar las riendas de tu vida a través de un taller de coaching personal que te enfocará en andar el camino desde una perspectiva mejor, ampliada y llena de posibilidades.
Dicen que el mejor momento para plantar un árbol fue hace 20 años. Y el segundo mejor momento es hoy. Tu vida podías haberla planteado de una manera diferente hace 20 años, si, pero ahora estamos en el segundo mejor momento. Aprovechar esta oportunidad o dejar que pase de largo depende de ti.
Un año más quejándote de no vivir la vida que te gustaría vivir, o empezar a vivir cada día de tu vida con ilusión y entusiasmo. Tu marcas la diferencia. Tu decides. Yo ta acompaño.
 
Viki Morandeira 
Coach Personal

No esperes el Golpe


Cuando nos preguntamos como triunfar en la vida, está claro que no nos sentimos a gusto con la vida que llevamos. Algo nos falta, las cosas no nos salen bien y cada día se hace cuesta arriba. Entonces... ¿qué podemos hacer? ¿Aceptar que no es para nosotros esto de saber como triunfar en la vida? Pues no. No te rindas, no te des por vencido. 

El primer paso para descubrir el "como triunfar en la vida" es definir qué significa para nosotros el Exito. Sin una definición propia de lo que nos haría sentir felices, triunfadores y exitosos dificilmente llegaremos a conseguirlo, a sentirlo. ¿Como sentirnos triunfadores si no hemos definido qué es triunfar para nosotros?

El segundo paso es pensar en el largo plazo. Nadie ha llegado de la noche a la mañana a ser exitoso en su vida. Muchos se han quedado en el camino. Empezaron con ganas de triunfar, pero ante las dificultades, los problemas y algún que otro fracaso, pueden haberse rendido. Pero para llegar a ser expertos en el arte de "como triunfar en la vida" es necesario asumir que la perseverancia es la condición indispensable del éxito.ç

Si lees e investigas las biografías de personas exitosas, podrás ver, notar, que muchos de los que alcanzan el éxito tienen pasados duros, difíciles, incluso, increíbles para luego haber logrado llegar hasta donde han llegado...
Y si te dijera que ese duro pasado fue la base para ese futuro de éxitos??
Y si te dijera que la actitud con que enfrentaron esas pruebas y esos golpes fue lo que determinó su futuro?
Y si te digo que no necesitas esperar los golpes de la vida para saborear el éxito?
¿Crees que es necesario sufrir para triunfar?

Para triunfar, para tener éxito, para vivir como uno desea vivir no es necesario sufrir. Pero si es necesario aprender lo que marcó las vidas de decenas de personas de éxito. Podemos aprender de los demás, eso acortará nuestra curva de aprendizaje. No te confíes demasiado de ti mismo. Ve con ansias de aprender, de mejorar, de permitirte recibir ayuda. Nadie llega solo hasta la cima. Muchas personas cuentan con un equipo, o incluso con una sola persona que confió en ellos y apostó por su capacidad para lograrlo.

Como triunfar en la vida

¿Qué han hecho las personas que viven vidas donde se sienten satisfechas y plenas? Si otros han podido lograrlo, nada te impide a ti lograrlo también. Quizás sea cuestión de saber qué hicieron esas personas y replicar sus pasos. Unos puntos importantes que no está de mes evaluar si forman parte de tu vida. 
  • Tenían una meta
  • Aprendizaje
  • Superación
  • Crecimiento
  • Actuar a pesar del miedo
  • Tomar decisiones
  • Ser Constante
  • Ser Perseverante
  • Disciplina
  • Esfuerzo
  • Trabajo comprometido
  • Entrenamiento
  • NO Rendirse
  • Insistir
  • Equivocarse
  • Corregir
Cuanto antes aprendas lo que diferencia a una persona de éxito de otras que no, avanzarás y es muy probable que no necesites de ningún golpe para llegar a tus metas.
Viki Morandeira
Tu Coach Personal

¿Qué le pasa a mi esposo?



El libro que necesitas si tu matrimonio no va lo bien que desearías....


Señales de alarma:

  • Poco contacto físico ocasional (caricias al pasar)
  • Poco tiempo juntos
  • Actividades por separado
  • Te quejas de sus conductas constantemente
  • Solo recibes críticas por su parte
  • Poca comunicación
  • Aumento de las peleas y discusiones
  • Ya no pelean por nada, te (o le) da igual lo que haga el otro.
  • No comparten metas u objetivos a largo plazo
Y si en tu matrimonio está pasando esto... empieza a analizar si tu esposo tiene entre 35 y 45 años y alguno de los síntomas de la crisis de los 40. Si es así.... corre a COMPRAR el libro!!!!

¿Cuánto vale para ti conservar, mejorar y restablecer tu matrimonio?


Si necesitas el libro fuera de España o resides en Córdoba o Málaga, te sugiero que visites este enlace DONDE MÁS COMPRARLO


Con cualquier duda, escríbeme: coachingparaprotagonistas@rroba hotmail.com

Viki Morandeira
Tu Coach Personal

¿Tienes problemas? Entonces necesitas crecer.


Leyendo a Tony Robbins, hace años, una de sus frases me dejó pensativa… No hay Problemas Grandes. Hay gente pequeña.
Su mensaje es simple. Nuestros problemas no tienen una dimensión inherente a ellos mismos, sino que su "peso" varía en función de la persona que somos cuando enfrentamos esa circunstancia. Si. Puede sonar raro, puede incluso causarnos enfado que alguien nos diga que nuestros problemas no son grandes cuando interiormente estamos viviendo un tsunami de dolor y de aflicción por algo que nos ha ocurrido o que tenemos que resolver. 
No es fácil aceptar esta idea. Te entiendo. A mi también me ocurría así. ¿Cómo no iban a ser para mi mis problemas algo grande cuando me estaban generando un dolor importante? 
Pero poco a poco, si sigues dándole vueltas a esa frase: 
No hay problemas grandes, hay gente pequeña. 
Podrás asimilarla y asumirla en toda su inmensidad. Un problema no es igual para todo el mundo. Lo que algunas personas pueden considerar un problema, para otros puede ser algo que incluso les gusta. Imagínate.. Hablar en público. Para muchisimas personas incluso hablar delante de desconocidos es un verdadero problema, ni que decir acerca de tener que subir a un púlpito y ponerse a hablar delante de decenas o cientos de personas. El miedo a hablar en público puede ser un gran problema si tu proyección profesional requiere que tengas esta habilidad. En cambio, para otras personas no es un problema en absoluto, al contrario, puede que sea algo con lo que disfrutan y que procuran tener la oportunidad de hacerlo a menudo. El "problema" es el mismo, podríamos decir que tiene el mismo tamaño, lo que varía es la persona quien lo enfrenta. ¿Crecemos o nos quedamos chiquititos ante una situación así? Pues lo mejor es decidir, si eso es importante para nosotros, que podemos enfrentarlo, dar ese paso y crecer más que nuestro problema. 
Como te comentaba, la primera vez que leí esa frase, empecé a darle vueltas en mi cabeza. Y me puse a pensar en cuales habían sido esos problemas que en su momento me parecieron grandes. Y como poco después, tras saber como resolverlos, incluso dejaron de ser problemas.
Conducir. Si, por ejemplo, conducir. 
Cuando tenía 30 años volví a conducir. Lo habia hecho de pequeña, con 16 años, esporádicamente, y hasta los 19. Pero no me habia sacado el permiso de conducir. Cuando tuve que sacarlo, cansada de tener que pedir que mi marido me llevara y me trajera.. tenia miedo. Era un Gran Problema. Y a los pocos meses, ya con mi permiso de conducir, este “problema” tan grande habia desaparecido. Yo había crecido.
No había cambiado el hecho. No había cambiado lo que significa conducir, no había aumentado ni disminuido la "gravedad" del problema, sino que había dejado de ser un problema para ser algo realmente útil e incluso algo que disfruto al hacer. Aunque me despeine! :) 


Cuando te enfrentes a situaciones que te hacen dudar, que te parecen un GRAN PROBLEMA, piensa….
  • ¿en qué estoy siendo pequeño?
  • ¿que necesito mejorar, aprender, conocer, comprender?

Si te das estas respuestas, la mayoría de tus problemas se irán haciendo pequeños…. porque como dice el antiguo refrán… Si tiene solución, ¿para que preocuparse? Si no tiene solución, ¿para qué preocuparse? Ocuparse es muy distinto a preocuparse. Ocuparse hace que crezcamos. Preocuparse hace que nos paralicemos y seamos personas pequeñas.
No te dejes hundir. Puedes. Y si no tiene solución, no ganas nada en preocuparte.
Viki Morandeira
Tu coach