Gracias por 450.000 Visitas a mi Blog



Gracias!!!

Cuando comencé a escribir en mi blog, aún no había terminado mis estudios de Coaching Ontológico. Pero necesitaba compartir aquello que iba aprendiendo. Supongo que nos pasa a todos, aquello que nos maravilla, que nos abre los ojos, no queremos guardarlo para nosotros solos, queremos que otros también puedan beneficiarse. Y así fue como surgió mi blog. De eso hace ya más de dos años. Al principio escribía dos o tres artículos por mes, y creo que cuando llegué a tener 100 visitas en un mes casi salté de la silla de alegría. 

Claro que aún sigo feliz, y me siento contenta con cada visita, no es el número lo realmente importante, sino el esfuerzo, la dedicación, la pasión que uno pone en lo que hace. Y les doy las GRACIAS, de todo corazón, porque mi trabajo no cae en saco roto.... Gracias por vuestros comentarios felicitándome por algún artículo, o por algún programa de radio. Gracias por acompañarme en las Conferencias Online, 

Menos mal que han inventado esos contadores de visitas!!! Así uno siente una gran satisfacción al comprobar que hay personas del otro lado, que leen, que necesitan, que buscan aquello que he ido compartiendo. 

Gracias.
Gracias a todos, a los que leen, a los que comentan, a los que me escriben y a los que no lo hacen, Gracias.

Y ya saben..... hasta el 1.000.000 no paro!!! jejejee


Viki Morandeira
Tu Coach Personal
www.vikimorandeira.tk
www.descubreellibroquehayenti.tk
www.coachingparaautores.com

Cuento: El Caballo Perdido del Anciano Sabio


Este cuento tiene varias versiones, pero todas tienen la misma enseñanza.... léelo... y piensa qué puedes aprender para tu vida. 





Había una vez un campesino sabio y su hijo que tenían un caballo. Un buen día el animal se les escapó y los vecinos del pueblo les fueron a consolar por su mala suerte, pero el campesino les dijo:
- El único hecho cierto, hoy aquí, es que se ha escapado un caballo. Si eso es buena o mala suerte, el tiempo dirá.

Unos días después el caballo retornó con una yegua, y los vecinos del pueblo felicitaron al campesino y a su hijo por su buena suerte. Como la vez anterior el campesino les dijo:
- El único hecho cierto, hoy aquí, es que el caballo ha vuelto con una yegua. Si eso es buena o mala suerte, el tiempo dirá.

Al cabo de un tiempo, el hijo del campesino, intentando domar a la yegua salvaje, se cayó y se rompió una pierna. El médico dictaminó que se quedaría cojo para toda la vida. Los vecinos fueron a casa del campesino y de su hijo para consolar a este último, consternado por su mala suerte. Una vez más el campesino dijo:
- El único hecho cierto, hoy aquí, es que mi hijo se ha roto una pierna. Si eso es buena o mala suerte, el tiempo dirá.

Entonces comenzó una cruenta guerra en el país y un grupo de guerreros vinieron a reclutar de manera obligatoria a todos los jóvenes del pueblo. Cuando se disponían a alistar al hijo del campesino se fijaron en que este cojeaba de una pierna:
- ¿Qué te pasa en la pierna? - preguntó el jefe de los guerreros.
- Me caí de una yegua mientras intentaba domarla. Nunca más podré caminar derecho o correr- contestó el hijo del campesino.
- Así no nos sirves. Necesitamos hombres fuertes para combatir, harás mejor en quedarte con tu padre y tu mujer - dictaminó el jefe.

El campesino dijo:

- ¿Lo entiendes ahora, hijo mío? Los hechos no son ni buenos ni malos en sí mismos, lo que nos hace sufrir son las opiniones que tenemos de ellos. Hay que esperar a como afectan a nuestro devenir. Un día maldijiste tu pierna y ahora es ella la que te ha salvado de una muerte cierta. 


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Si maldices tus problemas actuales, quizás estás pasando por alto, que en el futuro, que esto haya ocurrido, te puede traer gratas sorpresas. 

Viki Morandeira



Entrevista Crisis de los 40 Aragon Radio - Despierta Aragon


Esta mañana he tenido la grata experiencia de ser entrevistada por Paco Doblas, durante la emisión de su programa matutino, de Aragón Radio. Despierta Aragón.



Estaban preparando un programa sobre la Crisis de los 40 y se pusieron en contacto para hacerme algunas preguntas sobre mi libro, ¿Qué le pasa a mi esposo?


Escucha la Entrevista aquí. 

Son casi 17 minutos muy interesantes, donde también es entrevistado un psicólogo, y yo voy a partir del minuto 11.





CUENTO: El elefante encadenado de Jorge Bucay


Les dejo el cuento de Jorge Bucay, El elefante encadenado. ¿Cuáles son tus cadenas? 
             
Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. También a mí como a otros, después me enteré, me llamaba la atención el elefante. Durante la función, la enorme bestia hacía despliegue de peso, tamaño y fuerza descomunal... pero después de su actuación y hasta un rato antes del volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo.
Sin embargo, la estaca era solo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría con facilidad, arrancar la estaca y huir.
El misterio es evidente:
¿Qué lo mantenía entonces?
¿Por qué no huye?
Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre, o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado.


Hice entonces la pregunta obvia:,
- Sí esta amaestrado ¿por qué lo encadenan?
No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente.
Con el tiempo me olvidé del misterio del elefante y la estaca... y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.
Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido bastante sabio como para encontrar la respuesta:
El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño.
Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca.
Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo no pudo.
La estaca era ciertamente muy fuerte para él.
Juraría que durmió agotado y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que le seguía...
Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino.
Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no escapa porque no cree – pobre- que NO PUEDE.
El tiene el registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer.
Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro.
Jamás... jamás... intentó poner a prueba su fuerza otra vez...

- Y así es, Demián. Todos somos un poco como ese elefante del circo: vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad.
Vivimos creyendo que un montón de cosas “no podemos” simplemente porque alguna vez, antes, cuando éramos chiquillos, alguna vez, probamos y no pudimos.
Hicimos, entonces, lo del elefante: grabamos en nuestro recuerdo:
NO PUEDO... NO PUEDO Y NUNCA PODRÉ.
Hemos crecido portando ese mensaje que nos impusimos a nosotros mismos y nunca más lo volvimos a intentar.
Cuando mucho, de vez en cuando sentimos los grilletes, hacemos sonar las cadenas o miramos de reojo la estaca y confirmamos el estigma:

NO PUEDO Y NUNCA PODRÉ!!!

                        “Vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad…

condicionados por el recuerdo de «no puedo»…
Tu única manera de saber, es intentar de nuevo
poniendo en el intento todo tu corazón…”
Jorge Bucay


Viki Morandeira
Tu Coach Personal

Taller Inteligencia Emocional para la Acción





¿Qué es la Inteligencia Emocional?

Ser emocionalmente inteligente, es tener la capacidad para gestionar correcta y sanamente nuetras emociones. Saber responder adecuadamente en momentos de miedo, en momentos de tensión, en momentos de enfado, soledad, de sentirnos heridos por otros,

¿Cómo saber si me falta Inteligencia Emocional?


1. Si queres tener siempre la razón y la última palabra "siempre" en discusiones, reuniones, decisiones.
2. Si encuentras siempre un culpable para todo, o bien señalas que ha sido por circunstancias externas, obviamente, nunca tu responsabilidad.
3. Si vives en el papel de víctima de todo lo que ocurre.
4. Si crees que lo malo siempre te persigue.
5. Si crees que los demás siempre se portan mal contigo. 
6. Si tienes excusas para no estar caminando hacia tu éxito, o viiviendo de manera exitosa, sin responsabilizarte de tu vida.
7. Si eres excesivamente pesimista, incapaz de ver otra cosa que no sean problemas y obstáculos.
8. Si eres susceptible, intolerante,  te ofendes y enojas con demasiada facilidad.
9. Si desconfías de todos y de todo. 


¿Quieres que todo esto cambie? El el taller de Inteligencia Emocional para la Acción, online, sin horarios ni problemas de donde tú vivas, podemos trabajar juntos en este taller que cambiará tu vida A MEJOR!!!




Temas:

1º semanamiedo, temor, preocupación, recelo, ansiedad, susto, desasosiego, terror.

2º semana: aburrimiento, incomodidad, impaciencia, inquietud, tensión, desconcierto.

3º semana: sentirse herido, sensación de daño recibido, sensación de haber perdido algo (respeto, amor, valor, amistad)

4º semana: enfado, cólera, irritación, resentimiento, furia, ira, odio, rabia.

5º semana: frustración, sensación de no haber obtenido lo que nos merecemos, o de no estar siendo valorados por los demás como corresponde.

6º semana: desilusión, sentirse desinflado, perder las esperanzas, derrotismo, pérdida de fe, dejar de creer en uno mismo, dejar de ver nuestras posibilidades.

7º semanaculpa, remordimiento, lamentación, sensación de estar en falta, de haber fallado a los demás o a nosotros mismos, sensación de haber roto una norma..

8º semana: sensación de no ser digno de.., no ser capaz de conseguir algo que debería ser fácil, falta de habilidad, incapacidad.

9º semana: agobio, sobrecarga, aflicción, impotencia, depresión, incapacidad para ver salidas, sentirse abrumado.

10º semana: desconexión, soledad, aislamiento, incapacidad para relacionarse.

                                         PIDE INFORMACION SIN COMPROMISO 


Viki Morandeira
Tu Coach Personal
Diplomada en Inteligencia Emocional 


No hay que ser Gandhi para cambiar el mundo...



No hay que ser Gandhi para cambiar el mundo, hace falta comprometernos con el futuro que deseamos para nosotros y para nuestros hijos, y actuar en consecuencia.

Aquí les dejo unas cuantas frases de Gandhi, perlas que no dejan de tener vigencia y que es bueno que recordemos, releamos y apliquemos en estos tiempos de crisis de valores.

"Tú debes ser el cambio que quieres ver en el mundo".
¿Por qué NO esperar a que las cosas cambien, a que los demás cambien, a que las circunstancias cambien? Principalmente porque el cambio que se produzca puede no ser el que nosotros deseábamos. Cada día puedes tomar decisiones que impulsen y mejoren tu vida, sin importar las circunstancias. El cambio que nosotros emprendemos nos lleva a la vida que nosotros deseamos, a la relación que nosotros anhelamos. ¿A qué esperar?


"No hay que perder la fe en la humanidad. La humanidad es un océano, y si unas cuantas gotas del océano están sucias, el océano no se ensucia ".
Podemos creer que esta sociedad en la que vivimos está loca, pero te aseguro que no todos lo están. Es muy probable que al creer que solo hay gotas sucias, no estés siendo consciente de la cantidad de gotas limpias que hay y las estés dejando pasar.


"Nadie puede hacerme daño sin mi permiso".

Las actitudes de los demás hacia tí, no pueden hacerte daño si tú no lo permites. Sus desprecios o sus malos modos, no tienen porqué hacerte daño si cambias la interpretación de lo sucedido. En lugar de analizar todo desde tu punto de vista personal, piensa ¿Qué le ocurre a esa persona para actuar así? Verás como cambias tu dolor en búsqueda de soluciones!! Se puede ser asertivo y mejorar muchisimo este aspecto de nuestra vida.

"La diferencia entre lo que hacemos y lo que somos capaces de hacer bastaría para solucionar la mayoría de los problemas del mundo".

"Como seres humanos, nuestra grandeza no radica tanto en poder rehacer el mundo - que es el mito de la era atómica -, como en la capacidad de rehacernos a nosotros mismos"

¿Cuántas veces rindes al máximo en tu vida? ¿En qué pierdes tu tiempo, tus fuerzas, tus horas? Cuando nos comprometemos con una vida mejor para nosotros y para nuestros hijos, somos capaces de rehacernos a nosotros mismos, y de emprender ese camino que solucionará nuestros problemas, y porque no, los de muchas otras personas. 

"El débil nunca puede perdonar. El perdón es el atributo de los fuertes. "
"Ojo por ojo sólo terminará haciendo que el mundo acabe ciego".


Perdonar es un regalo que nos hacemos a nosotros mismos, al dejar de cargar la ira, al no permitir que el rencor envenene nuestra vida. Si tienes algo que perdonar, podemos trabajarlo juntos. 


"Un kilo de práctica vale más que toneladas de prédica".
A veces hablamos, soñamos, prgramamos, pensamos, analizamos, pero nos cuesta entrar en acción, pasar a la práctica. Cada vez que pases más tiempo pensando, que actuando, recuerda esta frase de Mahatma Gandhi. 
"No quiero predecir el futuro. Estoy preocupado con el cuidado del presente. Dios no me ha dado ningún control sobre el  momento siguiente".

Cuando pasamos nuestra vida pensando en el futuro, o anclados en el pasado, nos perdemos vivir en el presente, que es en el único momento en el que podemos hacer que las cosas sean diferentes. En mi libro, A ti te cuento, (cuentos para adultos con inteligencia emocional) puedes encontrar algunos cuentos que te harán generar los cambios necesarios para disfrutar de tu presente con más sabiduría.  

"Yo clamo ser un simple individuo, expuesto a errar como cualquier otro mortal. Tengo, sin embargo, la suficiente humildad para confesar mis errores y volver sobre mis pasos. "
"No es prudente estar demasiado seguro de su propia sabiduría. Es saludable recordar que el más fuerte se puede debilitar y el más sabio puede equivocarse".
"Miro sólo las buenas cualidades de los hombres. Al no ser yo mismo sin fallos, no voy a presumir de poner en evidencia los defectos de los demás. "

Qué de sabiduría en estas palabras!!!  ¿Cuántas veces discutimos por tener la razón, por que nos den la razón sin saber que estamos equivocados....?

Perseverancia, Disciplina, Tesón, Persistencia... son el camino hacia conseguir tus metas. 

"Primero te ignoran, después se ríen de ti, luego te atacan, entonces ganas."
"El hombre se hace grande exactamente en el grado en el que trabaja por el bienestar de sus semejantes."

"La felicidad es cuando lo que piensas, lo que dices y lo que haces están en armonía".

Viki Morandeira
Tu Coach Personal
www.vikimorandeira.tk




Cuento: Los obstáculos de Jorge Bucay

¡Feliz 2013!



En este primer día del año, me gustaría compartir con ustedes un cuento de Jorge Bucay. ¡Me encantan los cuentos! Tengamos presente este cuento durante todo el año, así haremos posible llegar a nuestras metas, en lugar de quedarnos paralizados ante los obstáculos. 

Les deseo un 2013 próspero, en el que sean protagonistas de sus vidas, y en el que crezcan tanto como para que todos los obstáculos que vayan encontrando sean pequeñas piedrecitas en sus caminos. 

Voy andando por un sendero.

Dejo que mis pies me lleven.
Mis ojos se posan en los árboles, en los pájaros, en las piedras. En el horizonte se recorte la silueta de una ciudad. Agudizo la mirada para distinguirla bien. Siento que la ciudad me atrae.

Sin saber cómo, me doy cuenta de que en esta ciudad puedo encontrar todo lo que deseo. Todas mis metas, mis objetivos y mis logros. Mis ambiciones y mis sueños están en esta ciudad. Lo que quiero conseguir, lo que necesito, lo que más me gustaría ser, aquello a lo cual aspiro, o que intento, por lo que trabajo, lo que siempre ambicioné, aquello que sería el mayor de mis éxitos.

Me imagino que todo eso está en esa ciudad. Sin dudar, empiezo a caminar hacia ella. A poco de andar, el sendero se hace cuesta arriba. Me canso un poco, pero no me importa. 

Sigo. Diviso una sombra negra, más adelante, en el camino. Al acercarme, veo que una enorme zanja me impide mi paso. Temo... dudo.

Me enoja que mi meta no pueda conseguirse fácilmente. De todas maneras decido saltar la zanja. Retrocedo, tomo impulso y salto... Consigo pasarla. Me repongo y sigo caminando.

Unos metros más adelante, aparece otra zanja. Vuelvo a tomar carrera y también la salto. Corro hacia la ciudad: el camino parece despejado. Me sorprende un abismo que detiene mi camino. Me detengo. Imposible saltarlo
Veo que a un costado hay maderas, clavos y herramientas. Me doy cuenta de que están allí para construir un puente. Nunca he sido hábil con mis manos... Pienso en renunciar. Miro la meta que deseo... y resisto.
Empiezo a construir el puente. Pasan horas, o días, o meses. El puente está hecho. Emocionado, lo cruzo. Y al llegar al otro lado... descubro el muro. Un gigantesco muro frío y húmedo rodea la ciudad de mis sueños...

Me siento abatido... Busco la manera de esquivarlo. No hay caso. Debo escalarlo. La ciudad está tan cerca... No dejaré que el muro impida mi paso.

Me propongo trepar. Descanso unos minutos y tomo aire... De pronto veo, a un costado del camino un niño que me mira como si me conociera. Me sonríe con complicidad.  

Me recuerda a mí mismo... cuando era niño.  
Quizás por eso, me animo a expresar en voz alta mi queja: -¿Por qué tantos obstáculos entre mi objetivo y yo?   

El niño se encoge de hombros y me contesta: -¿Por qué me lo preguntas a mí?

Los obstáculos no estaban antes de que tú llegaras... Los obstáculos los trajiste tú.


Si necesitas ayuda para saltar tus obstáculos, puedes pedirla. Estaré encantada de ayudarte a conseguir tus metas, a emprender ese proyecto, esa empresa que deseas. Juntos podemos. 


Viki Morandeira
Tu Coach Personal