Extracto del libro Mapa para Alcanzar el Exito de JOHN C. MAXWELL


Todo depende de la Actitud. Y nuestra Actitud depende de nuestra fe en nosotros mismos.

Y si no tenemos fe en nosotros mismos......

¿Qué pasaría si "actuáramos" como si TODO fuera a salir como deseamos?
¿Qué pasaría si "actuáramos" como si CREYÉRAMOS que podemos lograrlo?

Comparto con ustedes este fragmento del libro Mapa para Alcanzar el Exito, de John C. Maxwell, imprescindible.

Tenemos un potencial casi ilimitado, sin embargo, son muy pocos los que procuran

alcanzarlo. ¿Por qué? La respuesta es: Podemos hacer cualquier cosa, pero no podemos

hacerlo todo. Muchas personas dejan que quienes le rodean decidan su agenda en la vida.

Como resultado, nunca se dedicarán realmente a su objetivo en la vida. Se convierten en

personas de muchos oficios -expertos en ninguno- en lugar de enfocarse en uno solo.

Si esto lo describe mejor de lo que le gustaría, probablemente esté listo para dar los

pasos para hacer un cambio. A continuación hay cuatro principios que lo pondrán en el

camino para cultivar su potencial:

1. Concéntrese en una meta principal

Jamás nadie ha alcanzado su potencial dividiéndose en veinte direcciones distintas.

Alcanzar su potencial requiere enfoque. Por eso es importante que descubra su propósito.

Una vez ha decidido dónde enfocar su atención, entonces debe decidir a qué cosas debe

renunciar para alcanzarlo. Esto es fundamental. No puede haber éxito sin sacrificio. Las dos

cosas van de la mano. Si quiere lograr poco, sacrifique poco. Si quiere lograr grandes cosas,

esté dispuesto a sacrificar mucho.

2. Concéntrese en un mejoramiento continuo

A David D. Glass -principal oficial ejecutivo de las tiendas Wal-Mart- le preguntaron a

quién admiraba más. Respondió que a Sam Walton, fundador de Wal-Mart. Destacó:

«Desde que lo conocí, nunca hubo un día en su vida que no mejorara en algún sentido».

La dedicación a un progreso continuo es la clave para alcanzar su potencial y tener

éxito. Cada día usted puede ser un poco mejor que ayer. Esto lo coloca a un paso más cerca

de su potencial. También encontrará que lo que obtiene como resultado de su crecimiento

no es tan importante como lo que usted llega a ser a lo largo del camino.

3. Olvide el pasado

Mi amigo Jack Hayford, pastor de Church on the Way [Iglesia del Camino], de Van

Nuys, California, comentó: «El pasado es un asunto muerto, y no podemos impulsarnos

hacia el mañana si lo llevamos a cuestas». Desdichadamente, eso es lo que mucha gente

hace. Y como resultado, nunca progresan.

Me gusta la actitud de Cyrus Curtis, ex propietario del Saturday Evening Post. En su

oficina tenía un letrero que decía: «El ayer terminó anoche». Era un recordatorio para él y

para sus empleados de que el pasado había quedado atrás y que debían mirar solo hacia

adelante.

Quizás usted haya cometido muchos errores o haya tenido un pasado con muchos

obstáculos y especialmente difícil. Ábrase camino a través de ellos y avance. No permita

que el pasado le impida alcanzar su potencial.

Si necesita inspiración, piense en personas que vencieron obstáculos aparentemente

insuperables, como Booker T. Washington. Booker nació en esclavitud, y se le negaron los

recursos que la sociedad blanca tenía a su disposición, pero él nunca permitió que esto le

impidiera buscar su potencial. Fundó el Instituto Tuskegee, y la National Black Business

League [Alianza Nacional para Asuntos de los Negros]. Washington dijo: «Aprendí que el

éxito debe ser medido no por la posición que uno haya alcanzado en la vida sino por los

obstáculos que se hayan superado tratando de tener éxito».

Piense en Hellen Keller, quien perdió la vista y la audición a los diecinueve meses de

edad. Venció sus graves incapacidades, logró graduarse del Colegio Radcliffe, se hizo

escritora, una reconocida conferencista, y heroína para las personas ciegas.

Piense en Franklin Delano Roosevelt. En 1921, a los treinta y nueve años, sufrió de una

caso grave de poliomielitis que lo dejó inválido y sumido en un terrible sufrimiento. Nunca

más pudo caminar sin ayuda. Pero esto no le impidió avanzar en la búsqueda de su

potencial. Ocho años después fue gobernador de Nueva York, y en 1932, fue elegido

presidente de los Estados Unidos.

Sin duda usted puede pensar en otras personas que han vencido tragedias o errores del

pasado para alcanzar su propio potencial. Quizás hasta conozca a alguien que luchó contra

la adversidad hasta alcanzar el éxito. Permita que ellos le inspiren. No importa lo que haya

tenido que enfrentar en el pasado, usted tiene el potencial para vencerlo.

4. Concéntrese en el futuro

Yoghi Berra, miembro del Salón de la Fama del Béisbol, dijo: «El futuro no es lo que

solía ser». Aunque quizás esto sea cierto, es todavía el único sitio adonde podemos ir. Su

potencial está delante de usted, así tenga ocho, dieciocho, cuarenta y ocho u ochenta años.

Todavía tiene espacio para mejorar. Mañana usted puede ser mejor de lo que es hoy. Como

dice el proverbio: «El que no mira hacia adelante, se queda atrás».



Viki Morandeira
Coach Personal


Descubre tu Vocación.


























Desde la enseñanza tradicional y desde muchas familias, se nos ha guiado siempre a la obtención de un título, de una profesión, que generara el suficiente ingreso para vivir, y si era posible, que además, nos gustara.

Cuando ponemos nuestro "gusto" en segundo lugar, lo estamos condenando al olvido. ¿Quién se acuerda de quien quedó segundo en el Open de Australia el año pasado? o ¿Quién fue el segundo en volar un avión? o ¿Qué empresa fue la segunda en clonar un animal?

La diferencia entre estar en primer lugar y estar en segundo es abismal, a la vez que ínfima.

Me explico: en una carrera de caballos, el que sale primero se lleva el mérito, el dinero, la copa y la foto. El que llega en segundo lugar, aunque solo sea por una cabeza, no recibe más que el olvido. En recompensa, la diferencia es abismal, y en distancia es ínfima.

Aunque la verdadera diferencia está en hacer las cosas por pasión. Encontrar aquello que nos apasiona es encontrar nuestra vocación.

Procura poner en primer lugar tu VOCACIÓN.

Si no lo tienes muy claro, estas preguntas son básicas para saberlo es:

  1. ¿A qué te podrías dedicar toda tu vida si aburrirte?
  2. ¿Qué harías o a qué te dedicarías gratis, aunque no te pagaran?
  3. ¿En que estás invirtiendo ahora mismo tu tiempo, fuera del ámbito laboral, y disfrutando con ello?
  4. ¿En que actividades despliegas toda tu energía?
  5. ¿Cuándo hablas de "qué" se te ilumina el rostro y no puedes dejar de hablar?
  6. ¿Con qué sueñas despierto? ¿Qué te imaginas haciendo?
  7. ¿Sobre qué escribirías un libro?




Nunca es tarde para llegar a ser lo mejor que podrías haber sido
George Elliot


Si estás disfrutando de tu profesión, perteneces a un pequeño porcentaje que ha sabido seguir su verdadera vocación. Felicidades!!!

Viki Morandeira
Coach Personal

Asertividad: Técnica de ignorar





























La técnica de ignorar, es aplicable a las ocasiones en las que la otra persona se encuentra visiblemente irritada, nerviosa, irracional, cuando la crítica puede dar paso al insulto, sin que tengamos oportunidad de defendernos. O cuando al intentar defendernos la situación creemos que empeorará visiblemente.

Es mucho mejor utilizar la técnica asertiva de Ignorar en ese momento los malos modos, mala educación o la agresividad del otro, teniendo en cuenta desde el estado emocional en el que nos habla. Más adelante, quizás en un par de horas o al día siguiente, podremos hablar con mayor tranquilidad y exponer desde nuestras emociones que la situación para nosotros ha sido desagradable. Mientras tanto, en el momento en que la critica o la situación de irritabilidad pueda perjudicar la relación, es mucho mejor utilizar la técnica asertiva de ignorar. 

Analiza esta situación
Llegamos tarde a una cita.
Nos olvidamos de hacer un recado.
Habíamos acordado comprar algo y no lo hicimos.
Cometimos un fallo en el trabajo.


La otra persona nos recibe con una crítica o una agresión.

Si respondemos de forma NO asertiva, es probable que:
Ø Nos bloqueemos: no sepamos que responder, nos quedemos paralizados, con la mente en blanco y vivamos la situación con mucha ansiedad
o
Ø Sobreadaptación: respondamos según creamos que es el deseo o necesidad del otro. Nuestra atención se centra en lo que la otra persona pueda estar pensando. Tendremos nerviosismo y ansiedad.
o
Ø Ansiedad: comencemos a tartamudear, a sudor que nos puede llevar al bloqueo o a una respuesta correcta aunque con nerviosismo.
o
Ø Agresividad: responderemos a esa crítica, que vemos como un ataque, contraatacando, con insultos, voz elevada, recriminaciones. En este caso aplicamos la máxima que dice: La mejor defensa es un buen ataque. Y la verdad... no suele ser así en la comunicación diaria.
En este caso, antes de entrar en la situación en la que perdemos el control de la situación, donde no podemos explicar que pasó, ni asumir el error, donde los insultos que recibiremos van a dar paso a un dolor interno... una buena forma de REACCIONAR es usar la TÉCNICA DE IGNORAR.
Si nuestro interlocutor se encuentra ofuscado, acalorado, enfadado, no entenderá los motivos hasta que se haya calmado. Debemos tener en claro nuestra respuesta para poder reconducir la situación. Un par de buenas respuestas son:

Veo que estás muy enfadado, si te calmas, en otro momento podré explicarte que ha pasado.
Te noto muy nerviosa, cuando te tranquilices, podemos hablar.
No quiero que lleguemos a discutir, así que prefiero ignorar tu comentario.

La clave está en hablar con decisión, con voz firme y segura. Recuerda que todo se consigue entrenando. Que ningún corredor gana los 100 metros a la primera que lo intenta. Practican en solitario hasta el día de la competición. Bien, tu puedes recordar situaciones en las que no fuiste asertiv@ y volver a elaborarlas con las técnicas que ahora conoces. Puedes jugar al "Roleplaying" con tu Coach, donde cada uno será un personaje de ese desencuentro para volverlo a vivir. O bien puedes ponerte frente al espejo y repetir TU frase o respuesta UNA Y OTRA VEZ.

Cómo los deportistas de élite, llegarás a conseguirlo cuanto más te esfuerces y practiques!!!


Viki Morandeira
Coach Personal

CUENTO: El árbol de los deseos




Un viajero muy cansado se sienta bajo la sombra de un árbol sin imaginarse que iba a encontrar un árbol mágico, "El Árbol que convierte en realidad los deseos".
Sentado sobre la tierra dura, el pensaba que sería muy agradable encontrarse una cama mullida. Al momento, esta cama apareció al lado suyo.
Asombrado el hombre se instaló y dijo que el colmo de la dicha sería alcanzado, si una joven viniera y masajeara sus piernas tullidas. La joven apareció y lo masajeó de una manera muy agradable
- Tengo hambre, -dice el hombre,- y comer en este momento sería con seguridad, una delicia.
Una mesa surgió, cargada con alimentos suculentos.
El hombre se alegra. Come y bebe. Su cabeza se inclina un poco. Sus párpados, por la acción del vino y la fatiga, se cierran. Se dejó caer a lo largo de la cama y pensaba ahora en los maravillosos eventos de este extraordinario día.
- Voy a dormir una hora o dos -se dice él-. Lo peor sería que un tigre pasara por aquí mientras duermo.
Un tigre aparece enseguida y lo devora.
Todos tenemos en nuestro jardín un Árbol de deseos que espera nuestras órdenes.
Pero cuidado, el también puede realizar tus pensamientos negativos y tus temores. Puede contaminarse de ellos y bloquearse. Este es el mecanismo de las preocupaciones. ¡¡Procura tener siempre pensamientos y deseos de prosperidad y crecimiento, así evitarás al tigre!!
Viki Morandeira
Tu Coach Personal

Asertividad: Técnica del disco roto



"Yo no quería hacerlo, pero los demás se empeñaron"

"Me sentí presionada a hacerlo."

"No pude decirle que no."

¡Cuántas veces hemos oído esta frase! O peor aún... cuántas veces hemos sido nosotros mismos quienes las hemos dicho. 

La presión del grupo, guardar las apariencias, poca confianza en uno mismo, buscar la aceptación de los demás, evitar enfados, conflictos,... Todas ellas son razones que, en ocasiones, pueden llevarnos a hacer lo que no queremos... porque "todos lo hacen", o por "no defraudar", o porque "eso es lo que se espera de mi".

Esta conducta nada asertiva, genera luego en nosotros un sentimiento de frustración, de no sentirnos válidos ni respetados, de permitir que se vulneren nuestras necesidades y gustos. Pero en este caso, el otro no es necesariamente culpable. Cada uno de nosotros es responsable de lo que dice, incluso, cuando no sabemos decir que no.

Vamos a empezar con las técnicas Asertivas 

La primera vez que empiezas a conducir, estás nervioso, eres muy consciente de la marcha en la que llevas el coche, cual viene luego, que luces debes usar, etc... Todo eso lo aprendimos practicando, en las clases, y repitiendo y repitiendo las mismas técnicas. Pues bien. A ser Asertivo, también se aprende de la misma forma. Con la práctica y la repetición. 

1º Debemos ser conscientes de la conducta que queremos cambiar. Por ejemplo: defender una postura nuestra.

2º Debemos conocer que pasos debemos dar. (poner 1º, pisar el acelerador suavemente, poner 2º y mantener firmes el rumbo)

3º Con la práctica, aprendemos a no tener que prestar tanta atención a nuestra conducción, y mejoramos nuestro desempeño al volante, de forma natural. Lo mismo pasa con la asertividad. Al principio debemos ser conscientes de nuestra respuesta, de la técnica que usamos y repetir, repetir, repetir. Con los días, nuestro cerebro, aprende a hacerlo naturalmente, como ahora, cuando conduces y lo haces tranquil@ sin cuestionarte que marcha debes poner o si debes pisar el embrague o no.

Vamos a empezar con la técnica del disco roto.

Consiste en repetir, con tranquilidad, en un mismo tono de voz, sin entrar en agresividad, repetir y volver a repetir con distintas palabras la misma postura, sin dejarnos influir o ganar por los argumentos que ponga la otra persona para convencernos de aquello que no deseamos hacer.


Repita su punto de vista con tranquilidad, sin dejarse ganar por aspectos irrelevantes (Sí, pero… Sí, lo sé, pero mi punto de vista es… Estoy de acuerdo, pero… Sí, pero yo decía… Bien, pero todavía no me interesa).
El objetivo de esta técnica es mostrar nuestro punto de vista, o deseo, inequívocamente, con firmeza pero sin rabia.


Proceso : El uso de esta técnica es muy sencillo:

1. Decidimos, con una frase corta que es lo que queremos decir a nuestro interlocutor (Utilizamos frases de tipo “YO”, es decir expreso de forma inequívoca lo que quiero)

No me apetece ir a esa reunión (excursión, ver esa película,etc...)
2. Repetimos esa frase continuamente independientemente de lo que nuestro interlocutor diga, acompañándolo en su inicio con “Entiendo que…””Comprendo lo que siente…”

Entiendo que quieras ver esa película, y en otra oportunidad iría, pero hoy no me apetece.
Se que puede ser una buena fiesta, pero hoy no quiero ir.

· Recuerda:
a) No hay ninguna ley que me obligue a responder las preguntas que me hacen, soy yo quien decide a quien respondo sus preguntas.

b) Tengo derecho a decir que NO. Tengo derecho a estar solo si me apetece. Tengo derecho a hacer las cosas cuando realmente me apetecen.

c) La mayor parte de la gente tiene en su repertorio un número determinado de NO, así que solo tengo que ser capaz de insistir mas allá de su capacidad (si su número de NO son 7, sólo tendré que repetir mi negativa ocho veces para que la otra persona deje de insistir y yo haya conseguido defender mi postura)

c) Esta técnica es recomendable en interacciones comerciales, cuando no queremos comprar aquello que nos ofrecen, y puede usarse con la gente que nos importe o de nuestro circulo cercano (amigos, jefes, compañeros…) siempre apoyada con otras técnicas que aprenderemos en los siguientes post.

Comienza a practicarla con cosas pequeñas. Defiende tu tiempo, tu espacio con la técnica del disco rayado. Practica, practica y pronto serás capaz de conducir sin mirar siquiera la palanca de cambios.



Viki Morandeira
Coach Personal

Conductas Asertivas


Para poder saber si somos o no Asertivos, vamos a echar un vistazo a las caracteristicas de los tres tipos de comportamiento.



Pasiva, Agresiva y Asertiva.

Antes de detallarlos me gustaría recordarte los enlaces donde también hablo sobre Asertividad.





Bien, luego de esta recopilación, continuamos ...

Por lo general, quien tiene una Conducta Pasiva suele tener algunas de estas características:

  • Espera que los demás adivinen sus deseos y necesidades. Actúa en consecuencia.
  • Pide disculpas constantemente.
  • Por lo general habla con voz débil, temblorosa, en un volumen bajo.
  • Suele mover la cabeza afirmando constantemente.
  • Habla con rodeos, no encuentra las palabras adecuadas para expresar lo que siente o necesita
  • No dice las cosas por miedo o vergüenza.
  • Se humilla a si mismo.
  • No defiende sus intereses. Ante el hecho de no respetar sus derechos contesta: no importa.
  • No sabe decir que no ante peticiones o compromisos impuestos por otros.
  • Raramente recibe el rechazo directo de los demás.
  • Es visto por los otros como una persona buena, tolerante.
  • Carga con el peso de verse "aprovechada por los demás"
  • Le duele no saber decir que NO. Le irrita secretamente no respetarse.
  • Docilidad extrema.

A una persona Agresiva podríamos verla reflejada, con las siguientes conductas y formas de actuar:

  • Exagera para demostrar su superioridad.
  • Utiliza la amenaza en las peleas o discusiones.
  • Agrede a los demás sin tener en cuenta sus sentimientos.
  • Consigue que nadie se meta con el/ella. Pero tampoco quieren acercarse.
  • Saca a relucir la cólera de anteriores discusiones.
  • Impone su opinión.
  • Hace acusaciones.
  • Tiene voz fuerte, fría y autoritaria.
  • Se comunica a base de mandatos.
  • Se sobre-estima, habla solamente de si mismo.
  • Habla mucho para no ser contrariado
  • Usa mensajes del tipo "tu"...
Y finalmente, lo más sano, es tener una Respuesta y Conducta  Asertiva, pudiendo comportarnos de la siguiente manera: 

  • Defiende sus propios intereses.
  • Expresa sus opiniones libremente.
  • No permite que los demás se aprovechen de el/ella.
  • Es considerad@ con los demás.
  • Tiene en cuenta los sentimientos y necesidades suyos y de los demás.
  • Obtiene lo que desea sin aprovecharse de los demás.
  • Actúa a favor de sus propios intereses, sin sentirse culpable por ello.
  • No necesita ser extremadamente dócil para que la gente la tenga en cuenta.
  • Ve el ataque verbal, el reproche y la intimidación como formas inadecuadas de actuar que generan dolor en los demás.
  • Escucha atentamente.
  • Sabe expresar sus sentimientos.
  • Habla bien de si mism@ cuando es necesario.
  • Se comunica de forma directa, sin rodeos.
  • Usa mensajes del tipo "yo..."
  • Mira a los ojos, con mirada franca.
  • Tiene un tono de voz natural, relajado, firme y bien modulado.
Un deportista recurre a un entrenador para mejorar, las personas, podemos recurrir al coaching para hacerlo. Si necesitas mejorar tu conducta, no dudes en ponerte en contacto conmigo

Viki Morandeira
Coach Personal

¿Te reconoces en alguno de los tres tipos de conducta? Si es en la última, me alegro mucho. Si te ves un poco reflejad@ en las dos primeras, déjame que te diga que has dado el primer paso.

En todo cambio, el primer paso es "ver" la necesidad de cambiar, "sentir" que algo mejor podemos hacer, "escuchar" a esa voz interior que nos está pidiendo hacer algo al respecto.


Viki Morandeira
Tu Coach Personal






Asertividad (VI) ¿Para qué me sirve?



La Asertividad es una "técnica conductual", que nace en Estados Unidos. También se la llama "afirmación de si mismo"

A través del entrenamiento asertivo, aprendemos a expresar lo que queremos decir (economizando esfuerzos), a actuar de acuerdo a nuestras ideas, opiniones, valores y sentimientos; a comunicarnos con efectividad para transmitir nuestro pensar; nos prepara para enfrentar en el día a día, las situaciones molestas o duras; nos brinda la confianza necesaria para responder a acontecimientos problemáticos sin complejos, ni culpabilidad y respetando en todo momento a los demás.

Ser asertivo implica ser más sencillo. Las técnicas son fáciles de aplicar y de aprender. Se muestran eficaces y útiles al hacer peticiones, al negarnos a una petición, al mostrar nuestro descontento, al resolver relaciones que son conflictivas, al responder a las críticas de los demás, y como no, a aceptar elogios y cumplidos.
Cuando nos enfrentamos a una situación en la que nos sentimos incómodos, sufrimos y reaccionamos torpemente. Entrenarnos en la "conducta asertiva" nos da las herramientas necesarias para saber qué decir y cómo decirlo para respetar nuestros valores y respetando a los demás.
Una vez que nos ejercitamos en la "respuesta asertiva", nuestro cerebro va asimilando y automatizando esta forma de responder. El paso del funcionamiento actual, al comportamiento asertivo, donde se adquiere libertad de acción y de palabra se da de una forma natural y sin traumas.


El ser asertivos, nos proporciona protección y habilidades para alcanzar nuestros objetivos, sin que ello implique un deterioro en la calidad de nuestra relación con los demás. En otras palabras, los vínculos humanos ganan armonía, un respeto mutuo; cada uno puede decir lo que quiere y hacerlo sin contrariar al otro, sin agresividad ni manipulación.


(Texto recogido del libro "Tener confianza en uno mismo" de Marie Haddou, primera parte)


Viki Morandeira
Coach Personal

Asertividad (V) Test


Soy o no soy asertivo? That´s the question!! :-)

Les dejo el test de asertividad de Rhatus

Analiza las situaciones en las que no eres asertivo....más que averiguar un número o resultado en este test, me interesa que puedas identificar aquellas ocasiones o situaciones en las que te resulta complicado ser asertivo. En próximos días compartiremos técnicas y herramientas para cambiar tu comportamiento en esos momentos.

Califica cada una de las frases con alguna de las siguientes respuestas:

A:
Muy característico de mí, extremadamente descriptivo.
B:
Bastante característico de mí, bastante descriptivo.
C:
Algo característico de mí, ligeramente descriptivo.
D:
Algo no característico de mí, ligeramente no descriptivo.
E:
Bastante poco característico de mí, no descriptivo.
F:
Muy poco característico de mí, extremadamente no descriptivo.

A
B
C
D
E
F
1. Mucha gente parece ser más agresiva que yo.
2. He dudado en solicitar o aceptar citas por timidez.
3. Cuando la comida que me han servido en un restaurante no está hecha a mi gusto me quejo al camarero/a.
4. Me esfuerzo en evitar ofender los sentimientos de otras personas aun cuando me hayan molestado.
5. Cuando un vendedor se ha molestado mucho mostrándome un producto que luego no me agrada, paso un mal rato al decir "no".
6. Cuando me dicen que haga algo, insisto en saber por qué.
7. Hay veces en que provoco abiertamente una discusión.
8. Lucho, como la mayoría de la gente, por mantener mi posición.
9. En realidad, la gente se aprovecha con frecuencia de mí.
10. Disfruto entablando conversación con conocidos y extraños.
11. Con frecuencia no se que decir a personas atractivas del otro sexo.
12. Rehuyo telefonear a instituciones y empresas.
13. En caso de solicitar un trabajo o la admisión en una institución preferiría escribir cartas a realizar entrevistas personales.
14. Me resulta embarazoso devolver un artículo comprado.
15. Si un pariente cercano o respetable me molesta, prefiero ocultar mis sentimientos antes que expresar mi disgusto.
16. He evitado hacer preguntas por miedo a parecer tonto/a.
17. Durante una discusión, con frecuencia temo alterarme tanto como para ponerme a temblar.
18. Si un eminente conferenciante hiciera una afirmación que considero incorrecta, yo expondría públicamente mi punto de vista.
19. Evito discutir sobre precios con dependientes o vendedores.
20. Cuando he hecho algo importante o meritorio, trato de que los demás se enteren de ello.
21. Soy abierto y franco en lo que respecta a mis sentimientos.
22. Si alguien ha hablado mal de mí o me ha atribuido hechos falsos, trato de hablar con esa persona cuanto antes para dejar las cosas claras.
23. Con frecuencia paso un mal rato al decir "no".
24. Suelo reprimir mis emociones antes de hacer una escena.
25. En el restaurante o en cualquier sitio semejante, protesto por un mal servicio.
26. Cuando me alaban con frecuencia, no se que responder.
27. Si dos personas en el teatro o en una conferencia están hablando demasiado alto, les digo que se callen o que se vayan ha hablar a otra parte.
28. Si alguien se me cuela en una fila, le llamo abiertamente la atención.
29. Expreso mis opiniones con facilidad.
30. Hay ocasiones en que soy incapaz de decir nada.



Si quieres hacer el test y enviármelo por mail, te diré como de asertivo o de poco asertivo eres. 

mail: coachingparaprotagonistas@hotmail.com
Viki Morandeira
Coach Personal