¿Cómo conseguir que los demás hagan lo que tú quieres? (I)

feedback positivo
Te ha pasado pedir algo una y mil veces y no conseguir nada. No, no es una pregunta, es una afirmación. A la mayoría de las personas nos ocurre.
Le pedimos a nuestros hijos que pongan en orden su habitación.... y nada.
Queremos que nuestro hijo estudie, se lo decimos de mil maneras... y nada...
Le pedimos a nuestra pareja que haga algo en concreto...... y nada...
¿Sabes por qué no ocurre nada? Porque no hacemos lo correcto cuando quereremos que los demás hagan algo. Vamos a hablar hoy de la Retroalimentación Positiva.
¿Recuerdas como te sientes cuando recibes un elogio de alguien por haber hecho algo bien?
¿Y cómo te sientes cuando te marcan lo que no has hecho bien, cuando escuchas una (o cien) críticas?
La Retroalimentación, Refuerzo Positivo o Feedback son tres nombres para un arma muy poderosa a la hora de consegiur que los demás hagan aquello que tu deseas.
Cuando utilizamos la crítica o la queja, incluso la "orden", obtenemos menos resultados que si aplicamos el Refuerzo Positivo. Por eso es muy importante comprender su funcionamiento.
El Feedback es un espacio de conversación en el que generamos acción, aprendizaje y desarrollo en la persona a quien le damos nuestro refuerzo positivo.
Si una persona, un empleado, tu hijo, un alumno, hacen algo bien, superan las expectativas que tú tenías o consiguen un resultado positivo, elogiar esta acción, elogiar su resultado es una poderosa herramienta para mejorar la interacción con esa persona. Además, ayuda a desarrollar la escucha activa y abre espacios de confianza.
¿Cualquier elogio sirve?
Debemos tener en cuenta que no sirve elogiar cualquier cosa. Para que nuestro refuerzo sea positivo solo debemos elogiar aquellos resultados que también han sido considerados como positivos por la persona a quien reforzaremos.
Si le dices a tu hijo, ¡Qué bien lo has hecho! , tras un partido en el que no ha jugado bien, se sentirá defraudado. No le haces ningún favor haciendole creer que lo ha hecho bien. En primer lugar, porque el lo sabe. En segundo lugar, porque ya no te considerará un juez válido de su desempeño y en tercer lugar, porque en el futuro dudará incluso cuando lo elogies por algo que realmente haya hecho de manera notable.
Hay tres pasos esenciales para dar una retroalimentación de calidad, los comentaré en el siguiente artículo. 

viki morandeira



Tu Coach Personal