Pensamientos Distorsionados: Recompensa Divina


Millones de mujeres, y muchos hombres, tienen este tipo de pensamiento distorsionado. Se nos ha educado para no levantar la voz, para no crear conflictos, para no decir lo que realmente pensamos al otro, con tal de no entrar en peleas. Se nos ha educado a "tolerar" lo que nos caiga..... ser "buenos" tiene una recompensa divina, que algún día disfrutaremos...... ¿Sabes cuándo llegará ese día? 

Déjame contarte en profundidad este tipo de pensamiento irracional y luego hablamos de cuando será el día de tu recompensa. 

Cuando tenemos este tipo de pensamientos distorsionados, tenemos una filosofía de vida, en la que nos comportamos "como debería comportarse una persona buena, correcta" sin importar como se comporten los demás, asumiendo que al ser buenos, tendremos una recompensa divina algún día. Se aceptan la infelicidad, el dolor, la humillación, porque no levantar la voz, no defender sus derechos, practicar el "bien" tendrá una recompensa en algún momento de nuestra vida.

Una persona así, se sacrifica, se pone en último lugar, no respeta sus necesidades ni sus opiniones, busca no ser la causante de un conflicto, no escucha sus prioridades y pone las de los demás en un primer lugar, trabaja hasta la extenuación, sin pedir nada a cambio, baja la cabeza y tolera, baja la cabeza y se deja pasar por encima, baja la cabeza y no defiende sus derechos asertivos, porque cree que está sumando puntos en una hipotética cuenta corriente de puntos para esa recompensa divina que algún día llegará. 

A medida que pasa el tiempo, los meses, los años y esa recompensa no llega, la persona con este tipo de pensamiento irracional, se quiebra, tanto física como emocionalmente, pasando de ser esa persona "correcta" a una persona hostil, enfadada con los demás, resentida, amargada por la injusticia de no recibir la recompensa por la que ha dejado de lado sus necesidades, sus deseos, sus opiniones, incluso sus valores y sus principios. Si el proceso continúa, sin hacer ningún cambio, la persona con este tipo de distorsión, puede convertirse en una persona retraída y desembocar en la más absoluta soledad, para aislarse de todos aquellos a quienes les ha ido permitiendo pisotear sus derechos asertivos, en busca de la recompensa divina. 

¿Sabes cuándo llegará el día en que cobres la recompensa de haber dado lo mejor de ti? Cuando empieces a DARTE LO MEJOR DE TI A TI MISMO. 
Dejar de lado tus necesidades, hacer cosas que no quieres hacer, renunciar a fiestas, estudios, viajes o cualquier otra cosa, aunque internamente desearías hacerlo.... no necesariamente te dará una recompensa. Es muy probable, que lo único que obtengas es convertirte en una persona infeliz, amargada y resentida con la vida Por llevar años dando todo y no recibiendo tu recompensa.

¿Qué hacer para cambiar este tipo de pensamiento que solo nos genera dolor?
  • Asumir que si damos, podemos hacerlo con el corazón, sin esperar recibir nada a cambio.
  • Cuidar de las personas que amamos, debería ser intrínsecamente recompensante.
  • Si cada noche, hacemos balance emocional de como han sido nuestras interacciones con los demás, y nuestra cuenta no sentimos que ha quedado en rojo, en descubierto, habremos avanzado.
  • Aprende a decir no cuando quieres decir no, respetando tu tiempo y tus necesidades.
  • Si tu cuenta queda en rojo, una y otra vez, mes tras mes, valora la necesidad de equilibrar tus actividades, de hacer cosas por ti y para ti, de ponerte a ti en primer lugar algunas veces.
  • Recuerda que la felicidad es la coherencia entre lo que pensamos, lo que sentimos  y lo que hacemos. 
  • Procura ser consciente de no hacer aquellas cosas que te llevarán a estar resentido o enfadado contigo mismo.
  • Procura mejorar tu asertividad. (en mi blog encontrarás muchos articulos donde aprender a mejorar en este aspecto)
  • Recuerda que no es sano que las personas hagan cosas que no desearían hacer, ni tu ni los demás. 

Si a lo largo de los artículos de esta serie has detectado que tienes uno o varios de estos tipos de pensamientos distorsionados, te felicito. Darse cuenta que hay algo que mejorar, es el primer escalón de la mejora. No te quedes ahi. Podemos trabajar juntos para que tu comunicición interior y tus pensamientos sean generadores de posibilidades y de armonia y paz interior. O puedes seguir igual, y dejar que tus distorsiones cognitivas sean las que te pongan barreras y destruyan tus relaciones personales. Es tu decisión. Incluso, la no-decisión, es una decisión en si misma. 

Si aún no has leído los anteriores artículos sobre este mismo tema, aquí tienes los enlaces.


Viki Morandeira
Tu Coach Personal