Lo que resistes, persiste. Aceptación el camino a la felicidad

aceptacion

¿A qué cosas te resistes en tu vida?
¿Qué circunstancias te cuesta aceptar?

Aceptar aquello que a lo que nos resistimos, nos libera de la carga, nos deja en paz. Es muy fácil escribirlo, decirlo, pero para hacerlo requiere un poco más de trabajo. Muchas veces, aquello que nos negamos a  aceptar nos produce ira. El solo hecho de recordarlo nos carga de rabia contenida o incontenible. Albergamos sentimientos de desilusión, de frustración, de enorme carga emocional. Para lidiar con estas emociones negativas, necesitamos hacer una gestión eficaz de las mismas, necesitamos mejorar nuestra inteligencia emocional pero sobre todo, ACEPTAR.

¿Qué es Aceptar?

  • Aceptar no es que te haya gustado lo que ocurrió.
  • Aceptar no es que estés de acuerdo como se han comportado los demás, ni que lo apruebes.
  • Aceptar no es tolerar, porque tolerar es no estar de acuerdo con algo, tolerar es mantener que nuestra postura es la correcta, (o nuestra ideología, creencia u opinión) pero sin embargo, seguimos viviendo con la diferencia que encontramos en el otro, sintiendo una ligera molestia cada vez que la notamos.

  • Aceptar es asumir que las cosas no siempre salen como esperábamos y que aún asi, esto no es el fin del mundo. 
  • Aceptar es permitir que el pasado no controle nuestro presente y nos lleve a la tristeza. 
  • Aceptar es asumir que las injusticias ocurren, que están ahi, que han pasado, y que ya no podemos hacer nada para remediarlo.


Podemos aceptar aquello que ya no podemos cambiar, un despido, una muerte, un divorcio, una mala nota en un examen. Hacerlo, nos permite volver a ser dueños de nuestra vida, a asumir que por muy doloroso que sea lo que nos ha ocurrido, aún con eso, la vida sigue teniendo sentido.

La Aceptación es la herramienta por la cual puedes experimentar (sin sentir rechazo ni negarlo) que un hecho es eso.Un Hecho. Algo ya pasado, algo que ya HA SIDO HECHO.

Tenemos distintos motivos para resistirnos a estos cambios que hemos experimentado en nuestra vida. Podemos argumentarlo diciendo "esto no debería haber ocurrido", "esto no es justo", "no puedo tolerarlo". Pero el sentido de justicia es algo muy subjetivo en algunos casos. ¿Para quién es justo y para quien no lo es cuando nuestra pareja nos pide el divorcio?

Nosotros, podemos tener una interpretación de lo que debería ser, de lo que es justo, y nuestra pareja, tiene la contraria, y es en ese momento de su vida, para nuestra pareja, seguramente era injusto lo que ocurría en su vida y por eso tomó esa decisión.

Aceptarnos, con nuestros defectos y virtudes. Asumirnos como personas que tenemos buenas intenciones, pero a veces fallamos. Asumir que los demás también pueden fallar o incluso hacer algo que a nosotros no nos gusta.

Lamentablemente, y por mucho que nos empeñemos, la vida no siempre va a ser justa con lo que nosotros creemos que debería ocurrir. Pero aún así, la vida sigue, y cuanto antes aceptemos ese hecho del pasado o ese comportamiento del otro que no nos agrada, antes avanzaremos hacia la paz interior que restaure nuestra felicidad.

No ates tu vida a un trabajo, porque puedes perder tu trabajo y sentirás que pierdes tu vida.
No ates tu vida a cosas materiales, porque puedes perderlas y sentirás que pierdes tu vida.
No ates tu vida a una persona, porque tu pareja puede romperse y sentirás que se ha roto tu vida.

A pesar de lo malo que podemos estar experimentando en un momento puntual de nuestra vida, aceptándolo, nos estamos haciendo un favor, para dejar de darle vueltas a esos pensamientos negativos que nos rondan constantemente.

Esto no tendría que haber ocurrido.
Esto es injusto
Esto no puede ser asi
Ellos no deberían ser asi
El no debería haber actuado asi

La vida es. Simplemente es. Las personas son. Simplemente son. Los hechos ocurren, simplemente ocurren. Y negarnos a aceptar estas realidades, nos impiden avanzar.

Se que es dificil, lo he vivido, durante una etapa de mi vida me resistía a aceptar una realidad y al no aceptarla, sufría. Tenía un dolor intenso, que no cesaba. Y cuando descubrí que aceptar no era estar de acuerdo con la realidad, sino simplemente aceptar los hechos, ese día, me liberé para siempre del dolor.

Acepta. Libera tu vida del pasado. Libera tu vida del dolor presente.

Viki Morandeira
Tu Coach Personal