Cuento: El poder de las formas

El poder de las formas

Un joven que se quedó sin dinero durante su viaje de vacaciones, mandó un telegrama a su padre:
‘Papá, mándame más dinero’.
Cuando el padre abrió el telegrama, se puso furioso. Llamó a su esposa y lo leyó en voz alta, en un tono cortante e imperativo:
¡Papá, mándame más dinero!’. Y protestó contra la insolencia de su hijo.
La madre, que quería protegerlo, tomó el telegrama y dijo:
- No lo dice así, querido. Escucha cómo suena.
Y leyó la frase en un tono cariñoso, respetuoso y suplicante.
- Ah, bueno...- respondió el marido -. Si me lo pide de esta manera, de acuerdo.
Le mandaré el dinero.

Muchas veces, es mas importante como se dicen las cosas, que las cosas que se dicen. 

Viki Morandeira
Tu Coach Personal