¿Qué ocurre cuando vamos a emprender algo nuevo? ¿Qué podemos hacer con todos esos temores que nos asaltan una y otra vez?

Comparto con ustedes mi consejo a una de mis clientes. 

Recuerda que en cualquier actividad que emprendemos, hay infinidad de aspectos que no controlamos, cosas que no sabemos manejar o que necesitamos aprender. Otros ya lo han aprendido y tú tienes la capacidad e inteligencia "de sobra" para aprenderlas. La actitud con la que emprendas y enfrentes los retos que surjan es más importante que las aptitudes de las que dispongas ahora. Nada de lo que necesitas aprender es imposible de aprenderse. 

Ni es fisica cuántica ni se le parece!!! Solo requiere paciencia, intentarlo, cometer errores, aprender como no se hace y volver a intentarlo. 

Se fracasa, ¡¡SOLO cuando se deja de intentar!!  El resto es obtener resultados. 

De cada acción obtenemos un resultado. Positivo o negativo. Adecuado o inadecuado. Cuando no obtenemos el resultado deseado, eso no nos convierte en unas fracasadas!! ¡¡No!!  Cuando algo nos sale mal, toca intentarlo de una manera distinta. Ir buscando y encontrando los caminos que nos conducen a nuestras metas. Ir haciendo esos aprendizajes con disciplina, sabiendo que si estás entrando en acción, si estás aplicando lo que aprendes y si estás fijándote metas, es que vas Estupendamente!   

Aquello a lo que aspiras, es aquello de lo que eres capaz. Tu mente te cree capaz, y por eso, esas son tus aspiraciones. Quien no las tiene, no quiere decir que no sea capaz de nada. Más bien, es que su mente le ha convencido que no puede!! Todo puede conseguirse. Necesitamos pagar el precio de aquello que deseamos. Si quieres unos zapatos, pagas su precio y los obtienes. si quieres obtener un título universitario, pagas su precio (estudiar, superar los exámenes) y lo obtienes. Si quieres ser más paciente... pagas su precio y lo obtienes!!

¿Cual es el precio de ser mas paciente?
Entrenarte a diario para serlo!! Ponerte algún recordatorio cerca para que tenerlo presente, tener pensamientos positivos que te recuerden que la paciencia tiene muchos beneficios para ti y para tus hijos!!

¡Nuestras emociones se contagian y se transmiten!  Si estamos nerviosos,
alterados, se palpa en el aire!! Nuestros hijos lo captan y se alteran! Si poco a poco les muestramos esa nueva actitud, ellos también la captaran y se contagiaran. ¡No dejaran de ser niños revoltosas!! Pero no será una guerra cada desacuerdo!!
Piensa que el hecho de que tus hijos sean revoltosos significa que son sanos,felices.
Si no se movieran, si fueran como fantasmitas por la casa seria señal de que estarían enfermas, y tu las amas y son sanas!! Que dicha tenemos porque sean terremotos y no unos niños que estén en una cama!! No??
Viki Morandeira
Tu Coach Personal