Inteligencia Emocional: El rencor y las enfermedades



¿Tienes alguien a quien guardas rencor? Me gustaría mostrarte algo. A medida que vayas leyendo, acuérdate de esa persona, del daño que te ha hecho. Recuerda su cara y la situación tan fea por la que te ha hecho pasar. No ha sido justo y eso te llena de ira. Es una malísima persona y no merece ser feliz. 

Bueno, deten ahora tu pensamiento, ¿podrías decirme como late tu corazón? ¿Han aumentado tus pulsaciones, la frecuencia de tu respiración? El aumento que has sentido, está íntimamente ligado a tu rencor hacia esa persona. 

Nuestro cuerpo, no deja de ser una máquina. Un complejo sistema, que a determinados estímulos produce determinadas reacciones, ¡CON SOLO PENSAR!  ¿Te has dado cuenta del poder de tus propios pensamientos? Si queremos mantener una vida más saludable, es vital aprender a gestionar nuestras emociones. Cada vez que recordamos el rencor que tenemos a alguien, estamos segregando una serie de hormonas tóxicas para nuestro organismo. 

Si quieres tu cuerpo, si quieres a tu corazón, lo mejor que puedes hacer, es aprender a perdonar. Aprender que perdonar no es hacerle ningún favor al otro, sino que te lo estás haciendo a ti. A tu salud. A tu corazón. A tu vida. 

El sentimiento del rencor, baja las defensas, y nos pone en riesgo de enfermar. Somos un todo, donde nuestro cuerpo reacciona a lo que nuestra mente piensa. Nunca lo olvides. 

Para mantenernos sanos, lo mejor es no guardar rencor a nadie. Por nada. Si ellos guardan otros sentimientos, será problema de ellos y no tuyo. ¡Es tu responsabilidad gestionar tus propios sentimientos y es muy recomendable que lo hagas!

Viki Morandeira
Tu Coach Personal