El Hábito de la Amabilidad (serie)

(artículo anterior)

Este hábito, es, desde mi punto de vista, algo básico para prosperar y llegar a alcanzar nuestras metas. ¿Por qué? Porque generalmente, si somos amables con los demás, ellos lo serán con nosotros.

¿Qué reacción tienes cuando te encuentras con una persona que tiene poco tacto, que es descortés, que tiene una mirada poco amigable?

Es muy probable, que cuando te relacionas con una persona así, entres en "guardia", que te prepares para contraatacar y tus respuestas y acciones sean de autodefensa.

Si tu mismo eres quien no tiene muestras de amabilidad con los demás, pero no sabes porqué los demás no te tratan bien, ya tienes idea de los motivos.

Decir - por favor
         - gracias
        - podrías...
        - te apetece...
        - te parece bien
       - ¿qué tal si...
      - me gustaría hacer tal cosa, ¿me acompañas?

En nuestro lenguaje podemos incorporar muchas palabras, que nos ayuden a cultivar el hábito de la amabilidad y de paso, apoyar este cambio con un mejor lenguaje corporal.

Sonriendo, siendo amable, retomando el uso del "por favor" y del "gracias" verás como las personas con quienes te relaciones serán mucho más amables contigo.

Viki Morandeira
Tu Coach Personal