Simplifica tu Vida



Con lo fácil que es vivir, y lo mucho que nos lo complicamos......

Nuestro cuerpo, para vivir, necesita: agua, alimento, abrigo y descanso. Igual que cualquier animal de los que corretean sobre la tierra. En cambio, nuestra mente, además del alimento, necesita una serie de pautas, para poder Ser Feliz.

¿Has escuchado alguna vez esto?

- Lo tienen todo, no comprendo como no pueden ser felices.
- No le falta nada, y aún asi, dice que no es feliz.
- Parece tener una vida perfecta, pero se ha querido suicidar.

Pues bien... nuestra mente, no se conforma con tener cubiertas las necesidades de alimento y descanso.... nuestra mente, además, Quiere ser Feliz.

¿Y sabes qué?
La felicidad, para algunos, es algo tan complicado de alcanzar. 
La felicidad es eso que disfrutarán cuando hayan conseguido todo lo anterior que se habían propuesto. 
La felicidad es lo que se siente cuando todo "va sobre ruedas".
La felicidad es poder alcanzar el nivel que deseaban.....

Y en un contínuo hacer más para tener más, hacer más para que todo salga mejor, hacer más para que todos estén conformes..... se complican la vida. 

Ser feliz es simple. Ser feliz es levantarte por la mañana, mirar a tu lado y dar las gracias por la persona que te acompaña. Es llegar al espejo del baño y dar las gracias por lo guapo que eres y lo mucho que te quieres. Es mirar en el otro cuarto y dar las gracias por unos hijos preciosos, amorosos y sanos. Es salir a la calle y dar las gracias por poder desayunar y tener una casa. Ser feliz es poder caminar bajo el sol, o bajo la lluvia, sin tener que esquivar balas. Ser feliz es llegar al trabajo, tener donde llegar. Ser feliz es poder sonreir. Ser feliz es poder cerrar los ojos y hacer planes de futuro. Ser feliz es apreciar todos y cada uno de los segundos de tu vida. Ser feliz es una actitud con la que enfrentar la adversidad. Ser feliz es ver el lado bueno de la vida. Ser feliz es agradecer que el vaso está medio lleno. 

Existen personas, tan inmensamente pobres, que solo tienen dinero. No tienen paz, no tienen amor, no tienen felicidad, pierden hasta su pareja. La han ido perdiendo todo, mientras buscaban tener más. La han ido perdiendo, mientras dejaban de lado su responsabilidad sobre su propia vida, para correr tras lo que "debían hacer". Han dejado de sonreir, porque el estrés les tira de la comisura de los labios hacia abajo...
Se han olvidado de jugar con sus hijos, porque no tienen tiempo más que para llevarlos y traerlos a más y más actividades. Han dejado de ver películas de risa.

Por eso, si en tu vida, sientes que has perdido la felicidad, no te preocupes. Te puedo asegurar que está mucho más cerca de lo que imaginas.... Solo necesitas girar tu cabeza, mirar a un lado y al otro, y empezar a decir GRACIAS. GRACIAS. GRACIAS.

Verás que efectividad tiene esa palabra. Prueba hacer una gran lista, de dos o tres docenas de cosas por las que puedes dar las gracias, y cada día, reléela y agrégale 3 más....  Pronto notarás los efectos!!!

Haz más simple tu vida.....  Trabaja para divertirte y no para cumplir con tu obligación. Acepta a los demás, con sus defectos, y elogia sus virtudes. Deja de quejarte por todo y por nada. No vivas exigiéndote más y más, ni a tí, ni a los demás. Y si no lo consigues.... prueba contratando un Coach!  ;-)


Viki Morandeira
Tu Coach Personal