Poner nuestro corazón en una bandeja y ofrecerlo sin saber lo que va a ocurrir luego




Si, Poner nuestro corazón en una bandeja, sin saber como va a reaccionar nuestra pareja.

Eso es lo que recomiendo a las personas con las que trabajo. Mostrarnos completamente vulnerables, dejando nuestro corazón en las manos de nuestra pareja, y dándole la libertad de ignorarlo, de patearlo, de escupirlo, de pisotearlo, pero también de cogerlo con ambas manos y abrazarlo fuerte, mimarlo, cuidarlo, protegerlo, limpiar sus heridas y ayudarle a cerrarse.


Es en esos momentos, en los que nos dejamos ver en todo nuestra esencia, cuando somos quienes en realidad somos, cuando no actuamos escondiendo nada, cuando sinceramente desplegamos nuestro dolor frente al otro, cuando le damos la oportunidad de comprender la magnitud de nuestra necesidad, de nuestro compromiso con la relación.

Viki Morandeira
Tu Coach Personal