Dejar de Fumar (4º parte)


En el 2010 han sido 6.000.000 de muertos, y en 10 años, 60 millones de personas como tú y como yo (si fumaramos) pasariamos de ser una persona, con nombre y apellido, a un número más en las estadísticas. El balance es trágico, muchas más muertes que con las guerras, el terrorismo, las catástrofes naturales, las epidemias, JUNTOS!!!

¿Te has perdido los anteriores artículos de esta serie? Aquí tienes los enlaces.
1º parte
2º parte
3º parte

¿Y si sabemos que el tabaco mata, igual que lo hace tomar una cucharadita de plomo, o arsénico cada día, por qué seguimos envenenando nuestro cuerpo?
¿Y si somos conscientes que el cigarrillo nos carcome por dentro, igual que lo haría tomar un vasito de sosa cáustica cada mañana, por qué seguimos degradando nuestro interior?

Porque al ser un veneno legal, está socialmente aceptado. Paga impuestos, se puede consumir sin esconderse, (bueno, por suerte cada vez en menos sitios) y aún tenemos grabadas imágenes positivas al hecho de fumar.

Si, esa es la gran desventaja que tenemos las personas que no hemos tenido una experiencia negativa a edades tempranas con el tabaco, o quienes no hemos recibido una enseñanza anti-tabaco como la están recibiendo los niños ahora en los colegios.

¿Cuántas escenas de películas recuerdas donde el héroe, el guapo, el conquistador, el protagonista, remataba la faena encendiendo un cigarro?
¿Cuántas escenas recuerdas, que para tener una conversación profunda, el ambiente debía estar nublado por el humo del tabaco?

Hemos asociado tabaco a éxito, a madurez, a sentirnos importantes, a relax, a trabajo finalizado, a descanso... y esa es una de las peores asociaciones que podríamos haber hecho!!! Por eso nos cuesta tanto dejar de fumar, porque nuestro cerebro necesita asociar conductas nuevas, con la madurez, con sentirse importante, con un trabajo finalizado, con el descanso, asociar algo nuevo y sano, con los momentos en los que encendemos un cigarro.

Por eso, en el día de hoy, voy a ponerte tarea!!!  Si, ya lo se, soy una pesada con la tarea hecha por escrito, pero es la única manera de cambiar esas cosas que te molestan en tu vida.

Tarea: Escribe una lista de los momentos en los que necesitas encender un cigarro, qué te proporciona el cigarro, (no me digas nada, me estoy autoengañando, no quiero que me respondas lo que crees que debes escribir. quiero que respondas lo que realmente ocurre, los motivos que realmente te hacen encender un cigarro, y lo que realmente crees que te proporciona el tabaco)


Viki Morandeira
Tu Coach Personal

Coach Ontologico, diplomada en Inteligencia Emocional, en Control Mental por el Método Silva, y Practitioner en PNL.