CUENTO: Quítate el sombrero


En la vida, tenemos "algo" que nos acompaña, siendo adultos, que quizás lleva con nosotros desde nuestra infancia.

No nació con nosotros, no estaba el día de nuestro nacimiento. En cierta forma, eramos libres de él al nacer. Y poco a poco, se fue "pegando" más y más. Se fue convirtiendo en nuestra sombra.
Tan pegado está que muchas veces no lo vemos.

Se ha convertido en parte nuestra, es como si tuviésemos un sombrero, que nos da más altura, para explicártelo mejor voy a contarte un cuento.

Ana sabía lo que medía, su mente, se había acostumbrado a su altura, y no era muy normal que se golpeara. Su cerebro tenía calculado su tamaño y sabía si pasaba o si necesitaba agacharse.

Un día, como iba a hacer mucho sol, escuchó voces que le decían que se pusiera un sombrero, que debía protegerse, que era una loca si se arriesgaba a salir sin sombrero... Y así fue, como se lo puso.

Ese "sombrero", en principio, le fue útil. Le evitó el dolor de pasar por una insolación. Pero, Ana, se olvidó de quitárselo, y el sombrero, comenzó a formar parte de ella.

Ya no podía tomar las decisiones pensando solo en ella, tenía también en cuenta el "extra" y eso le impedía hacer muchas cosas.

Estaba condicionada por el sombrero.

Si llovía, no podía salir, porque se volaría y mojaría.
Si iba a conocer a alguien.... se quedaba pensando si le gustará el sombrero.
Constantemente debia agacharse, porque ya no calculaba bien si pasaba o no pasaba.
Poco a poco, todas las decisiones que tomaba, se vieron supeditadas a que "pudiera" hacerlo con el sombrero. Y como muchas cosas no podía.... o no sabía si se podían hacer con sombrero... ni tan siquiera lo intentaba.....

¿Sabes de que te hablo?

Ese sombrero, es tu miedo. Da igual a qué le temas. Ese temor, se ha apoderado de tu vida, y es quien determina que decisiones tomas. Está dentro de tu mente, forma parte de tí. Y aunque seas consciente de tus miedos, como tus propias creencias le han dado vida, no puedes borrar tus miedos si sigues pensando como piensas hasta ahora.

Tu pensamiento, creó tus miedos.
Tus miedos, condicionaron tus acciones.
Tus acciones, crearon tu vida.

¿Qué habrías hecho de y con tu vida sin esos miedos? ¡¡¡Aún estás a tiempo!!!

Solo necesitas aprender a ser un observador distinto de aquello que te paralizaba en tu vida. Mirar al miedo a la cara y asumir que esos pensamientos que lo crearon ya no te hacen ningún favor. Asumir que tú quieres ser el Protagonista de tu vida, AHORA, que no hay otra oportunidad más que AHORA.

¡Es hora de quitarte el sombrero!

Tu Coach Personal
www.coachingparaprotagonistas.com