Librarnos del sufrimiento en las Relaciones Interpersonales



En nuestro trabajo, en nuestra familia, en nuestra vecindad, en nuestra universidad, entre hermanos, entre primos...... ¿quién no ha tenido un problema con alguien cercano y se ha sentido dolido y herido?

Las Relaciones Interpersonales pueden mejorar mucho si aplicamos la Inteligencia Emocional a ellas. Nuestro bienestar emocional, en gran medida, depende de tener unas relaciones satisfactorias. Por eso, aunque nos vaya bien en muchos otros ámbitos de la vida, si no nos hablamos con un primo o una hermana, tenemos una espinita clavada en el corazón.

Déjame detallarte unas cuantas reglas para interactuar con los demás, que espero te ayuden a mejorar tus relaciones.

  • Buscar solución: Cuando tengas un conflicto con alguna persona cercana, ten presente, qué es lo más importante en todo esto. ¿Demostrarle que tú tienes razón en tus exigencias y ellos no? No, eso no era lo importante... Lo importante es encontrar una solución, acorde a los dos, un ganar/ganar. Piensa que los demás también tienen necesidades, horarios, preocupaciones, que haceres.... y que sus necesidades son tan legítimas como las tuyas.

  • Salir de tu zona de confort: Si, lo sé, a veces es molesto, doloroso salir de la zona de confort. Arriesgarse a hacer algo y enfrentarnos a la otra persona, decirle lo que nos duele o molesta puede parecer algo imposible de hacer. Pero es la mejor manera de resolver tus propias heridas. ¿Acaso la otra persona conoce tus sentimientos? ¿Le has dicho: Te quiero, me gustaría tener una mejor relación contigo, me siento triste y desilusionada cuando pasa mi cumpleaños y no me llamas, porque TE QUIERO y me gustaría tener una relación más cercana contigo? Si aún no lo has dicho, quizás es hora de cargarte de valor y salir de tu zona de confort. Para ello, previamente, prepárate para lo peor. Asume que el otro puede decirte: Vale, esto es muy bonito, pero no me interesa que me quieras. Cualquier resultado mejor que el peor, será para tí un paso adelante!!!

  • Busca sus virtudes: ¿Crees que podrías decirme 10 virtudes de aquella persona con la que tu relación no es buena? Quizás, también ha llegado la hora de mirarle con buenos ojos. Por lo general, todos tenemos un "ideal" para las otras personas con las que vamos interactuando. Cuando las personas actúan y reaccionan de acuerdo a nuestro ideal, a nuestras espectativas... va todo bien, son buenas personas. En cambio, cuando no hacen lo que esperamos, salta una alarma en nuestro cerebro. "Se ha desviado del ideal" y es por eso que vemos más defectos, a veces, que virtudes, en las personas. Nadie es 100% perfecto, nadie está 100% animado y listo para lo que tu necesitas siempre!!! Por eso, en tus relaciones, procura ver, de vez en cuando, las cualidades positivas de los demás.

  • Planificar: Si lo que queremos es tener una mejor relación con alguien, debemos ponernos manos a la obra, planificando los pasos necesarios para mejorar. Por ejemplo, llamar por teléfono, enviar una foto, dejar un Te Quiero en su muro de facebook. O una frase bonita. Dar el primer paso, y los siguientes que hayas planificado, sin esperar el resultado. Una cosecha no puede recogerse antes de tiempo, ¿verdad? Pues en las relaciones personales es igual. Primero Sembrar..... ya llegará el tiempo de recoger.

Viki Morandeira
Tu Coach Personal