¿Qué aconsejar a los jóvenes?


Hace unos días una muy buena amiga, madre ejemplar, cariñosa, luchadora y muy buena persona me preguntaba lo siguiente:

Estaría muy bien tener la medida justa para aconsejar a nuestros adolescentes. ¿Qué está bien? ¿Cuáles son los límites? ¿Hasta donde los cuidamos y donde los sobre protegemos? El amor que les tengo y mis principios son mi único parámetro de medición.

Quiero compartir con ustedes mi respuesta.


Siempre que aconsejamos, lo hacemos desde nuestra perspectiva, desde nuestra historia personal, desde nuestros miedos, desde nuestras heridas emocionales.

A veces, podemos equivocarnos, a tener limitaciones propias. Una persona, con baja autoestima, no cree posible conseguir grandes metas, entonces, suele dar consejos limitads.
El mejor consejo que podemos dar a nuestros adolescentes, es ...
  • Que vivan su vida, una vida que les agrade vivir.
  • Que todo se puede conseguir.
  • Que todo triunfador empieza desde el último escalón a subir, con disciplina, con constancia, con trabajo y enfocado en su objetivo.
  • Qué el éxito o triunfo no es lo mismo para todos.
  • Que ellos mismos deben descubrir qué significado tienen esas palabras para ellos.
  • Que no pueden pretender alcanzar algo que no saben definir, ni tampoco cuando usan la definición de otro.
  • Que escuchen a su corazón.
  • Que para avanzar hay que darse permiso para equivocarse.
  • Que los errores son una fuente de aprendizaje
  • Que busquen alguien que haya conseguido las metas que ellos desean y que intenten aprender de su vida, de sus errores y seguir su ejemplo.
  • Que lo importante es que para llegar a una meta, habrá una transformación en la persona, y eso es lo que hay que aprender, ¿Que tipo de persona debo ser para llegar?
Hablarles con sinceridad de nuestros miedos, dejando claro que son nuestros y analizando si ellos están siendo temerarios en algún aspecto en sus vidas. (ser temerario, como sinónimo de actuar sin medir los riesgos de sus acciones)

  • Darles Alas,
  • Motivarlos a dar más y a superarse a sí mismos.
  • Enseñarles a decir gracias a la vida, cada día!
  • Y a veces, dejarlos que se golpeen, aunque nos duela, procurando que vean la lección detrás de ese golpe. Que saquen su propia lección.
Viki Morandeira
Tu Coach Personal
www.coachingparaprotagonistas.com