Adiós Steve!





Hoy es de esos días en los que te da rabia que existan las enfermedades. Si, Steve Jobs dio todo de si mismo, dio lo mejor, se esforzó hasta superarse cada día, cayó y se volvió a levantar, le ganó a un gigante.... Pero no pudo contra algo tan pequeño como una célula.


El ser humano, ha agregado años a su esperanza de vida. Ha avanzado en la detección precoz de cientos de enfermedades. Ha erradicado algunas que eran verdaderas lacras. Pero, lamentablemente, ha incorporado a la lista unas cuantas centenas de enfermedades nuevas. Enfermedades modernas, enfermedades debidas a la preocupación. Para éstas, los médicos, no tienen más que paliativos. No pueden abrirnos la cabeza y tocar unas cuantas neuronas para que dejemos de preocuparnos. Para esto, SOLO NOSOTROS tenemos el antídoto.


Hoy, solo podemos resolver lo que seamos capaces de hacer en este día.
Tacha el PRE a >Preocuparse< y solo OCUPATE.
Da las GRACIAS por tu cuerpo, por tu salud, por cada una de tus células.
Respétalas, no las intoxiques con sustancias dañinas.
Disfruta de tu familia, son tu mayor riqueza.
Ama sin medida, y dilo a quienes amas, cada día.
Respeta a los demás, están intentando hacerlo bien, igual que tú.
Ocúpate de ti. Ámate. Respétate. Perdónate.
No seas demasiado exigente y crítico contigo. Ni con los demás.
No vayas con prisas por la vida. Te perderás ver el bello paisaje.


Gracias Steve por tu legado. Gracias Steve por tus palabras. Gracias Steve por tus enseñanzas. Gracias Steve por tu ejemplo.


Porque todos podemos ser Steve, porque todos tenemos el mismo potencial al nacer. Abramos nuestros brazos y abracemos nuestro futuro, con ganas, con ansias, sin miedo a equivocarnos, porque de los errores es de donde saldrán nuestros aciertos.


Viki Morandeira
www.coachingparaprotagonistas.com