Pobre de mí


Una de las peores trampas que nos tendemos a nosotros mismos es el hecho de sentirnos víctimas de todo y de todos. Cada cosa mala que nos sucede, la vemos como algo inabarcable, como algo que no podemos resolver, como algo que escapa de nuestro control, como culpa de los demás. Y nos quedamos con la solución más fácil... ¡quejarnos!


Pobre de mí, en el trabajo se aprovechan de mí hasta los últimos que han entrado.

Pobre de mí, yo no tengo nunca suerte, nunca gano nada.

Pobre de mí, todas las piedras están en mi camino.

Pobre de mí, mi pareja no me comprende.

Pobre de mí, los profesores me tienen manía.

Pobre de mí, le han dado el ascenso a otro.

Y muchísimas "pobre de mí" que te dices a diario. Pero sabes una cosa, ¿te has preguntado por qué te pasan esas cosas a tí?

Si en tu trabajo se aprovecha de tí hasta el que acaba de entrar, no es porque los demás sean malos y abusivos. Es porque en un primer momento, Tú no te respetaste, y los demás, como somos cómodos, tomamos el camino más cómodo: siempre resulta más fácil pedirle algo "a la que siempre te hace un favor" que hacerlo por nosotros mismos, ¿o no? Si este es tu caso, puedes dejar de ser "la víctima" y pasar a ser la protagonista de tu vida. ¿Sabes cómo? Aprendiendo a ser asertiv@. En este enlace tienes por donde empezar...

Cambia tu forma de reaccionar ante las situaciones. Si, lo sé. No será sencillo porque tu cerebro está acostumbrado a ello. El cerebro también es cómodo. Toma una decisión, y luego la aplica sin pensar una y otra vez, tantas veces, que pierde la conciencia sobre lo que ocurre.

Por eso, es de vital importancia para tí, para tu crecimiento personal, para mejorar tus relaciones con los demás, que aprendas y ejercites el hecho de ser PROTAGONISTA.

¿Hay algo que no te gusta? Entonces en lugar de decirte, (como siempre) esto no me gusta, esto es injusto, esto no puede ser... prueba darle trabajo a tu cerebro. ¡¡Hazle preguntas!!


Si, es así de sencillo!!! Lo complicado es recordar hacerlo. Pero una vez que empieces será cada vez más fácil. El cerebro está programado para responderte.

Si tu le preguntas: ¿Por qué me pasa esto siempre a mí?, no buscará más que la respuesta que tu le pides, y entonces... como no le dejas opición, contestará que es porque eres tont@, o porque los demás son malos, o porque no tienes suerte, o porque tú no vales para esto...

Luego de estas respuestas, te sentirás hundid@, y los pensamientos negativos te invadirán peor.

Da un cambio. La próxima vez que te moleste una situación, en lugar de preguntarte ¿por qué?, prueba con ¿cómo?

EJERCICIO:
Te dejaré unas cuantas preguntas que puedes adaptar a tus circunstancias. ANIMO!!! Si quieres ser más efectiv@ COPIALAS ahora en una tarjeta y tenlas a mano para la próxima vez que tengas la tentación de sentirte "víctima" del mundo.

¿Cómo puedo cambiar esta situación? ¿Qué pasos puedo dar AHORA mismo?
¿Cómo me gustaría que fuera esta situación o esta relación? ¿Qué necesito mejorar para conseguir que sea como yo quiero? ¿Cómo puedo dar ese primer pasito ahora, YA?
¿De que otra forma puedo sentirme ante este problema, pero que me de poder en lugar de quitármelo?
¿Qué quiero hacer ahora para dejar de sentirme víctima?
¿El papel de víctima me trae compasión de los demás y eso me agrada?

Muchas veces, por no decir todas, actuamos porque esperamos un determinado resultado, que puede ser bueno o no, y que puede ser consciente o no. Incluso querer atraer a los demás, jugando el papel de víctima, no siempre funciona. Piensa en la cantidad de cosas que te pierdes por ser la/el pobrecit@. ¿Te has parado a pensar que quizás a los demás les aburra escuchar tus quejas y lamentaciones constantes y que por ello te visiten menos? ¿Qué haces entonces? Tener peores problemas, para dar más lástima y que los demás, sientan cargo de conciencia si no acuden corriendo a consolarte. Y en definitiva, lo único que ganas, es vivir apenad@, enfadad@ con la vida porque todo lo malo cae sobre tu cabeza. ¡Sacúdete la m...!

Recuerda que tú no eres víctima. Siempre puedes ser PROTAGONISTA si decides dejar de centrarte en porqué y eliges enfocarte en cómo!!!

Toma la decisión consciente de SER FELIZ. SER AMABLE. SER ALEGRE. SER PROTAGONISTA. SER RESPONSABLE. SER , simplemente SER.