Gestión Emocional para vivir Feliz


¿Te has parado a pensar en lo felices que eran tus abuelos? Yo no recuerdo a mis abuelos ir corriendo de un lado para el otro para cumplir con sus obligaciones, y aún así, siempre estaban haciendo algo. Tampoco me acuerdo de ellos enfadados, frustrados o con miedos.

¡Creo que mis abuelos había aprendido a ser Emocionalmente Inteligentes!



Y sabes una cosa.... ahora, no necesitamos llegar a abuelos para aprender a vivir así de tranquilos, para eliminar el estrés y las prisas de nuestra vida. La solución se llama Inteligencia Emocional y está mucho más cerca de lo que te imaginas.

Vamos a recordar, como es el proceso que nos mueve a la acción.

Pensamiento ----> Sentimiento -----> Acción

Algo que pensamos, en unas pocas milésimas de segundo, nos genera un sentimiento y ese sentimiento, nos impulsa a la acción también muy rápidamente. El ser inteligente emocionalmente, es poder reconocer qué pensamiento originó esa emoción, y si ese pensamiento es racional o no, si ese pensamiento es positivo o negativo, si ese pensamiento es beneficioso o no para nosotros. Ahí es donde reside la "simplicidad" de la Inteligencia Emocional.

Antes de estallar en gritos, antes de salir corriendo, antes de insultar, antes de recriminar, antes de sentirte frustrado, antes de pegar, antes de llorar, antes de deprimirte y hundirte en un pozo, antes de odiar, antes de decidir no hablar más con tu amiga, antes de enfadarte...... Antes de todo esto, conviene analizar, reconocer y "aislar" ese pensamiento.

Una vez que somos conscientes de qué generó la acción que íbamos a emprender, o que ya hemos emprendido, somos capaces de detenerla si analizamos tranquilamente el pensamiento qué originó esa emoción.


Para tranquilizarnos, respiramos profundamente y nos decimos en vos alta, hasta conseguir calmarnos.

ES SOLO UNA EMOCIÓN.

¿Quieres probar?

1º Busca una situación en el pasado en la que sueles sentir una emoción que no te agrada, y que te hace actuar de una forma que no quieres.

Por ejemplo.
Pensamiento--->El profesor no valora mi trabajo,
Sentimiento----> Me hundo, no me siento valorada.
Acción -----> Rompo el dibujo, porque es malo.

Bien, en esta secuencia, podemos ver claramente un proceso falto de inteligencia emocional. A diario producimos este tipo de pensamientos, que nos hunden y dinamitan nuestra autoestima. Y que por lo general deriva en acciones, actitudes y comportamientos destructivos o dañinos con nosotros mismos.

La mejor forma de cambiar el final, digamos, la acción, es cambiando el principio. Sin ese pensamiento, la emoción deja de existir y entonces, la acción ya se presenta innecesaria.

Analicemos el pensamiento:
El profesor no valora mi trabajo.

¿Qué pruebas tienes?
¿En qué te basas para decir eso?
Te propongo un planteamiento "creativo", distinto .... ¿me sigues?

Cuando creemos que los demás no valoran algo que hemos hecho, es nuestro pensamiento ante un comportamiento apático de parte de alguien. (en este caso el profesor) ¿¿ No puede ser igual de cierto que quizás es que simplemente es una persona poco demostrativa, una persona que no sabe mostrar afecto y aprecio, alguien que necesita que le aprecien para conocer como se demuestra?? ¿Y si ese día esa persona está de mal humor y pensando en sus problemas, y no se da cuenta que al demostrar poco interés hacia los demás les está provocando un daño grave? ¿O no puede ser también que esa persona esté acostumbrada a nuestros resultados y los asuma como algo natural y se haya olvidado que para nosotros es necesario que nos digan que lo hemos hecho bien? ¿Es realmente necesario que los demás valoren mi trabajo?

!!!Mi autoestima y mi comportamiento penden de un hilo al dejarlos a merced de las opiniones de los demás!!!

No dejes que tus pensamientos se constituyan como VERDADES ABSOLUTAS sobre todo cuando dan paso a emociones negativas y te impulsan a actuar en forma destructiva o auto-destructiva.

Esos tres pasos, Pensamiento--->Sentimiento---->Acción, pueden explicarse en forma más detallada .

En una emoción pueden intervenir hasta seis componentes, que producen una serie de cambios asociados y simultáneos, de los cuales necesitamos ser conscientes. Ellos son:

1) Percepción y Procesamiento de información (reconocer qué está pasando); Pensamientos (cómo afecta esto a mi futuro, en qué depende esto de mi pasado)

2) Cambios fisiológicos, divididos en:

a) Conmoción orgánica (sudor, palidez, rubor, temblor, aceleración del pulso, aumento de la presión sanguínea y del ritmo respiratorio) y

b) Fenómenos metabólicos (transformación del glucógeno en glucosa y su vertimiento en el flujo sanguíneo, proporcionando la energía para la acción);

3) Expresión motriz (cambios en nuestra postura, en nuestra disposición para entrar en acción o para mostrarnos completamente abatidos);

4) Estados subjetivos (de ánimo, sentimientos, pensamientos y/o estados psicológicos);

5) Señales expresivas que permiten la comunicación y/o la acción.

6) Acción (escapar, luchar, pegar, romper, morder, arañar, insultar, escupir, etc.)

Una vez que somos conscientes de eso. Nuestra vida, nuestras reacciones, nuestras emociones, nuestros sentimientos, nuestras conductas y actitudes, son modificables si aprendemos a PENSAR POSITIVAMENTE. ¿Crees que es muy difícil?

Te reto a que me plantees la situación que tú quieras, la peor, la que más daño te haga, y la analizamos juntas/os para que tus emociones y tus acciones puedan ser beneficiosas y saludables.

Ya sabes que puedes encontrarme en facebook. o en mi mail

coachingparaprotagonistas@hotmail.com

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

www.crisisdelos40.tk