Cuento: Los Pimientos Rojos


Me gustaría hoy compartir con ustedes este cuento. Como cada uno de los que he propuesto anteriormente, tiene una enseñanza escondida. Una interpretación que necesita ser hecha. Por lo general, es mejor que cada uno termine sacando la suya, aunque en este caso yo no he podido aguantar y he leído inmediatamente la que venía tras el cuento. No voy a ponerla, para que puedan sacar su conclusión y luego la comentamos. ¿ok?

Los Pimientos Rojos.

En el curso de un viaje, Pepe, llega a un pueblo. En el mercado se queda atónito ante un puesto de frutas y verduras exóticas, desconocidas para él, que tienen una apariencia muy apetecible. Le dice al vendedor:
¡Estas frutas parecen excelentes! Póngame un kilo.

Se va Pepe, la mar de contento con su compra. Unas calles más adelante, se siente tentado, toma una de esas apetitosas frutas rojas y le da un gran mordisco. Su rostro empieza a descomponerse, sus ojos se ponen colorados y la boca le arde como llena de fuego. Sus mejillas también se ponen rojas. Los ojos comienzan a llorarle. Sin embargo, vuelve a acercar la fruta a su boca y le da otro bocado.

Un vecino del pueblo, que lleva mirando la escena desde el principio, le dice:
¿Pero que hace usted?
Creía que estas frutas eran muy buenas. Pensando que no tendría bastante con una, y he comprado un kilo.
Comprendo. - responde el vecino. - ¿pero por qué se empeña usted en comérselas? No ve acaso que son pimientos picantes, de los más fuertes que hay!?!

A lo que Pepe responde: No son los pimientos lo que estoy comiendo, sino mi dinero.

Lo dejo así para que cada uno me de su interpretación. Si no se animan, en unos días colgaré la que venía en la web donde lo he leído.


Viki Morandeira
Tu Coach Personal
www.coachingparaprotagonistas.tk
www.crisisdelos40.tk