¿Cómo superar un bajón?




Por la mañana nos hemos levantado bien. Ni demasiado felices, ni hundidos en la depresión. Pero van pasando las horas y nuestra mente ha ido acumulando pensamientos negativos, uno encadenado a otro, que nos han llevado a tener un humor de perros después de la comida.

Por la tarde... la cosa no mejora... seguimos enfocándonos en todas las nubes negras, pisando todos los charcos y tropezando con todas las piedras que había en el camino. ¿Y si no había muchas? Pues las hemos ido a buscar....

Si sientes que esto es lo que pasa cuando te encuentras "bajoneado", quiero proponerte un ejercicio.

Lo primero que debes hacer para cambiar tu estado de ánimo es QUERER.

Muchas veces, aunque somos conscientes que lo estamos pasando mal, permanecer en ese comportamiento o en esa situación también nos trae algún beneficio (o por lo menos algo que nuestra mente inconsciente interpreta como positivo)

Ahora, voy a preguntarte....

¿Para qué estás así de triste?
¿Qué estás consiguiendo al estar depre?
¿Cuál es la ganancia que recibes al estar así?
Y.... ¿qué estas perdiendo?

Vamos a ver, si por ejemplo, al estar triste, melancólico, dejando que tu mente se llene de pensamientos negativos, que tu imaginación solo discurra por los caminos más negros, que tu poder de "adivino" solo te augure la peor de todas las posibilidades.... ¡Será porque algún beneficio sacas!

Ponte a pensar.... ¿Qué ganas?
¿Los demás te prestan más atención?
¿Tus amigos te miran con más cariño?
¿Todos quieren sacarte a pasear?
¿Sientes que los demás se preocupan por tí?
o también puede ser que... al quedarte en este estado de "bajón" no tomes las decisiones que deberías tomar.

Pregúntate. ¿Por qué me siento así? ¿Cuál es la causa de mi malestar?
¿Es esto tan grave como para hacer que yo desperdicie uno de mis preciados días?
¿Cómo veré este problema dentro de 1 semana?
¿Me acordaré de esta situación acaso dentro de 1 mes?
¿Qué puedo hacer yo ahora para solucionar esto que me molesta?
¿Cuál es mi responsabilidad en este problema?
¿Está lo que me preocupa, fuera de mi radio de acción, fuera de mi alcance para hacer algo?

Si no puedo cambiar la situación o circunstancia que me afecta, en ese caso, SIEMPRE, SIEMPRE, podré cambiar mi enfoque sobre este hecho. Muchas veces cuando algo nos molesta, nos quedamos enfocados en ello sin pensar si podemos hacer algo o sin mirarlo desde otro punto de vista.

ESCRIBIR, escribir es una terapia estupenda. Cuando estés bajonead@, escribe. Cuéntate a tí mism@ porqué estás así. Te voy a dejar una guía para que utilices y te guíes (si, lo sé, he repetido guiar, ahora, tres veces!!! :-))

1º ¿Qué me preocupa?

2º ¿Puedo hacer algo para solucionarlo?

3º Si . Si puedo hacer algo, escribo todas las posibles soluciones que vienen a mi mente. Y en ese mismo instante empiezo con la que pueda implementar.

4º No, No puedo hacer nada. En ese caso, si no puedo hacer nada, debo aceptar que la solución a ese problema no está a mi alcance, y escribirlo. Escribir que no gano nada en absoluto preocupándome por algo que yo no puedo remediar. Si el oro sube y la bolsa baja... yo, no puedo hacer nada. Si tuviera acciones u oro, tomaría una decisión (que puede ser acertada o no) pero no vale de nada preocuparme si yo no puedo modificar esa situación en lo más mínimo.

5º Ahora escribe unas cuantas líneas de cómo te gustaría sentirte en este momento.

6º Mientras escribes esas líneas, siente como el aire entra en tus pulmones, pon la espalda recta, la cabeza erguida, los brazos recuperan su fuerza y se mueven cuando tu les diriges. Tu pecho se llena de aire, reténlo unos segundos, y luego lo sueltas suavemente. Siente como tu cuerpo recupera sus fuerzas, imagínate como esa nube gris que estaba sobre tu cabeza se ha ido tornando clara y translúcida, nota como detrás de esa nube está el sol. Un sol radiante, que inunda la habitación donde estás con su energía. Ahora puedes sentir como tus poros respiran y reciben esa energía. Nada te impide sentirte completa. Nada te impide sentirte poderosa. Nada te impide conseguir lo que quieres. Nada te impide sonreir ahora mismo. Sonríe. Deja que tu cara se relaje y que esa sonrisa se vaya moviendo por todo tu cuerpo. Sonríele a tu corazón. Sonríele a tus pulmones. Sonríele a tu estómago. Sonríele a tus músculos.

Ahora, ya ves que has sido capaz de dominar tu cuerpo. Has sido capaz de cambiar tu postura y con ello has cambiado tus emociones internas. Nuestra mente y nuestro cuerpo son parte de una sola cosa. Tu. Y tú tienes el poder de decirle a tu cuerpo como quieres que se mueva. Y tú tienes el poder de decirle a tu mente en qué quieres que piense.

Por eso, la próxima vez que esos pensamientos quieran instalarse en tí, te sugiero que busques una palabra, una frase para ahuyentarlos. ¿Qué hacía tu abuela cuando un perro o gato que no era de la casa se acercaba su portal? ¿Le decía alguna frase, algún sonido, algún gesto? Bien. Quiero que imagines que esos pensamientos no tienen lugar dentro de tu casa. No tienen lugar dentro de tu mente y por eso, tu estás en todo tu derecho de ahuyentarlos. Diles : Zappe!! como decía mi abuela para espantar a los gatos. O Dí: Pasa Palabra!! como digo yo cuando un pensamiento "tonto" quiere quedarse más de medio microsegundo en mi cabeza.

TU ERES DUEÑ@ DE TU MENTE. TU ERES QUIEN DIRIGE ESTA PELICULA. PUEDES GRITAR ACCIÓN. PUEDES GRITAR CORTEN. PUEDES GRITAR ASI NO ME GUSTA.

Y por último, te dejo una simple técnica anti-estres en dos pasos.


Paso uno: no preocuparse por pequeñeces.
Paso dos: TODO es una pequeñez.
(Anthony Robbins)

En un ratito grabo un audio para el ejercicio final, si a alguien le interesa, pueden dejarme un comentario en el blog o escribir a mi mail coachingparaprotagonistas@hotmail.com y les envío el audio gratuito para ahuyentar los bajones.

Besos!!! Y a Protagonizar y Dirigir sus Vidas!!!!

Viki Morandeira
Tu Coach Personal
www.coachingparaprotagonistas.com
www.crisisdelos40.tk