Perdonar, una necesidad si quieres ser feliz.


¿Cuantas cosas, recuerdos, malos momentos tenemos en nuestra mente? Situaciones que creemos olvidadas, enterradas bajo toneladas de tierra, que a veces, vuelven a la superficie y apestan nuestro presente.

Si esas situaciones y a esas personas no las hemos perdonado, el sufrimiento puede llegar a nuestro presente tan vivo, tan crudo, tan real como el mismo dia que lo vivimos.

Si cada tanto te vienen a la memoria situaciones de este tipo, que te llenan de rencores rancios, de odios antiguos y de dolores infestos, te sugiero que hagas estos dos ejercicios integrados. Son ejercicios de perdón. Perdonar no es olvidar, pero si no perdonamos viviremos envenenados y reviviendo esos malos momentos.

Ejercicio

Piensa en eso que más te duele, en esa persona que más daño te hizo y mirala la situación desde fuera. El daño que esa persona te hizo puede haberse vuelto contra ella. Muchas veces, las personas que más queremos nos hacen daño sin ser conscientes. Porque también nosotros somos responsables de lo que nos ocurre, de lo que permitimos que ocurra, y de las expectativas que tenemos sobre los demás. Creemos que los demás tienen que ser perfectos, no herirnos nunca, no cometer nunca un error.... pero la realidad es que si, que aquellos que nos importan cometen errores y es por eso que duele tanto. 

Nadie puede hacerte daño ahora. Nadie de tu pasado puede venir acá a hacerte daño. Nadie! Nadie! Pero si no les perdonas, el que se sigue haciendo daño eres tu. Solo tu y tus pensamientos.

Ahora vamos a Perdonar escribiendo.

Si, quiero que busques una hoja y pongas los nombres de aquellos que te hicieron sentir mal, de aquellos que ahora te siguen viniendo a la mente, de aquellos que aun llevas cargados a la espalda en tu mochila.

Y escribe(por ejemplo)

Raul, te perdono por haberme llamado gordo toda mi infancia.
Juan, te perdono por haberme robado a la novia en 5 grado.
Seño Rosa, te perdon por haberme dicho que no servia para nada.
Mamá, te perdono por haber fallecido.


Todo lo que quieras sacarte de encima, lo escribes en esa hoja Tomate todo el tiempo que haga falta. Y despues vuelve a leer las oraciones de perdon que has escrito, mientas te imaginas a cada uno, en una foto delante tuyo. Ahora esa foto, con esa persona perdonada, mandala mentalmente al pasado, mandala para atras, que ya no puedas verla, que la foto quede a tus espaldas, allá atras.

ESTE EJERCICIO ES MUY EFECTIVO !!! Se los aseguro. Y es sencillo, escribir la hoja perdonando a aquellos que aun no has perdonado, los visualizas, luego los mandas para atrás. A TODOS Y CADA UNO DE ELLOS. Y después, la hoja, la puedes tirar al fuego en la chimenea o en el asadito del domingo. LES DICES CHAU A TODOS.

QUE NINGUNO MAS VUELVA A TU PRESENTE. AHORA TU ELIGES VIVIR FELIZ, TU ELIGES VIVIR SIN RENCOR, y nadie te lo puede impedir. NADIE. NADIE NADIE.

Acuerdate que cuando estes escribiendo, si te sientes muy mal al recordar, puedes decir: ESTO NO ESTA PASANDO AHORA, ES UNA EMOCION DEL PASADO Y YO ELIGO VERLA DE LEJOS, SIN SUFRIRLA.
Tu puedes elegir. TU PUEDES. PUEDES!!!!


VIKI Morandeira
Tu Coach Personal
www.coachingparaprotagonistas.com
www.crisisdelos40.tk