El mito de la Enfermedad Emocional (Serie Inteligencia Emocional)


El quinto mito de la serie sobre los mitos de las emociones, es El mito de la Enfermedad Emocional.
Recuerda que puedes leer los anteriores artículos pinchando en los siguientes enlaces.

Seis mitos
Uniformidad
Bueno y Malo
Control
Perfectibilidad

Este mito dice: "La angustia Emocional es un signo de enfermedad mental" Con esto, si hacemos caso de este mito, TODOS, absolutamente TODOS somos enfermos mentales!!

Hace unos años, (en la década de los 30`) los psiquiatras trataron de cambiar la mala fama y el estigma que perseguía a la enfermedad mental, cambiando el rótulo de dichos transtornos. Si antes se estaba "insano" ahora se pasaba a estar mentalmente enfermo. (y como toda enfermedad, esta puede curarse) Pero claro, con esa etiqueta de "loco" tan cerca cuando uno se acerca a la consulta del psiquiatra, es lógico que el mito de la Enfermedad Emocional haya calado tan fuerte entre nosotros.

Ni la ansiedad, ni la tristeza, ni el miedo, ni la angustia, ni el ser precavido, ni el intentar hacer las cosas a la perfección, son en sí una enfermedad mental. Son perturbaciones que están dentro de la variedad normal de emociones y experiencias humanas.
Solo llegan al nivel de perturbación, de problema, cuando estos estados impiden el libre desempeño en el hogar, en el trabajo, en las relaciones con los demás.

Hay cantidad de experiencias humanas que son potencialmente inhabilitantes, como la experiencia del divorcio, pero aún así no son catalogadas como enfermedad mental.
Y lo que es más contraproducente, es que si tenemos ansiedad, ya estamos sufriendo bastante, como para que encima nos pongan otro rótulo que diga: enfermo emocional.

Y no nos ayuda en nada, porque nos quita responsabilidad sobre la cura. Si estamos enfermos, necesitamos del médico y de su medicina. Pero no siempre es así, la mayoría de las veces necesitamos más de nosotros mismos, de volver a encontrarnos con nuestro verdadero ser, de responsabilizarnos de nuestro futuro y nuestra vida, de nuestro estado de ánimo, de nuestras emociones....

La próxima vez que sientas que te deprimes.... no pienses que te vuelves loco... simplemente, acepta que algunos días te sientes más triste que otros, pero que está en tu mano levantarte y decir, HOY VOY A SER FELIZ. Nadie puede impedírtelo.

Viki Morandeira
Tu Coach Personal
www.coachingparaprotagonistas.com
www.crisisdelos40.tk