CUENTO: La Reina que perdió el anillo de Bodas (Viki Morandeira)



La Reina que perdió el anillo de Bodas

Había una vez, en un reino, que puede ser este mismo en el que vives hoy, un castillo. En ese castillo, como en la mayoría de los cuentos, vivían un rey y una reina. Cuando se casaron, habían hecho una fiesta que duró una semana entera, con sus días y sus noches, y el rey, le había regalado un precioso anillo de bodas. El anillo era especial para la reina, porque había sido hecho con los metales más preciosos, por las más diestras manos de los orfebres del reino.

Cierto día, la Reina salió de paseo y en un descuido, perdió su anillo. No lo supo hasta que regresó al castillo. Cuando notó su falta, su primera reacción fue: NO pude haberlo perdido. Debe estar en algún sitio. A las Reinas no le pasan estas cosas. Y así pasó varios días buscándolo por todos lados. Pasada una semana, su incredulidad se tornó en Ira. Estaba furiosa. Con ella misma, con los criados del castillo, con su marido, con su siempre fiel perro... con todo y con todos. Ella, que antes ni siquiera levantaba la voz, ahora iba por ahí enfurecida. El Rey comenzó a preocuparse. 

A la semana siguiente la reina iba por el castillo proclamando a los cuatro vientos, que ojalá todo volviera a ser como antes.... iba por los jardines soñando como construir una máquina del tiempo, para volver atrás. Pero por más que intentó y encargó a todos los magos un artilugio para volver al pasado... nada pudo hacerse. Entonces.... al comprobar que su pérdida era irreparable, cayó en una profunda depresión. Todos comenzaron a preocuparse al ver a la Reina enfermar así, cambiar su jovial y alegre semblante por la tristeza y melancolía. En la época de los castillos no existía la palabra depresión, por lo que el Rey, cuando llamó a la Coach del Reino ;-) para pedir ayuda, explicó que su esposa parecía un fantasma en pena, que arrastraba sus pies al caminar, los brazos le colgaban junto al cuerpo cual muñeca de trapo, y parecía ser incluso de menor estatura, ya que deambulaba encorbada y con la cabeza hundida entre los hombros.

La Coach del Reino, le dijo al Rey que conocía la solución. Pero que dependía exclusivamente de la Reina. Le pidió que mandara un carruaje a buscarla y que viniera la Reina. Fueron juntas a un lugar solitario de los jardines de palacio, junto a un estanque donde los sapos croaban alegremente y los cisnes nadaban distraídos. Allí, la Coach, llamó a un sapo, le dijo algo al oído y la reina abrió un poquito los ojos al tiempo que levantaba un poquito la cabeza. Creyó que la Coach había enviado al sapo a buscar su anillo.... esta idea, iluminó su rostro levemente. Al poco rato, el sapo regresó con una hoja de loto entre sus patas, y una pluma de cisne en su boca. La Reina, desilucionada, volvió a hundir su cabeza.

Entonces, la Coach del Reino, cogió la pluma y con gran amor, escribió sobre la hoja unas palabras. Dobló la hoja y la puso en la mano de la Reina.
Con mucho cariño, le tomó ambas manos con la hoja aún cerrada en ellas y le dijo. Cuando leas y entiendas lo que dice en esta hoja: Te curarás. Quédate aquí, hasta comprenderlo. Acto seguido, le dió un beso en la frente, apartando levemente su corona, y se fue caminando despacito hacia su casa.
La Reina.... cuya idea no era otra que recuperar el objeto perdido... abrió la hoja con intriga y leyó:

El tiempo no vuelve atrás,
has hecho lo que podías y más,
Acepta la pérdida y te curarás.


La Reina aún estaba confundida... porque esa no era la solución que ella deseaba .... pero deseaba volver a sentirse alegre y abierta como era antes... Sus pensamientos negativos, derrotistas, pesimistas, la había convertido en casi una sombra de lo que era.... No tenía nada que perder, así que respiró bien hondo, tiró sus hombros hacia atrás, irguió la cabeza, levantó el mentón, se puso de pie y miró al frente con decisión para decir:

LO ACEPTO.

En ese momento, comenzó a ver como brillaba el sol, pudo contemplar otra vez la belleza de los jardines de palacio, las flores le parecieron mucho más bonitas que nunca y lo que es mejor, su mente se llenó de pensamientos positivos:

_ Puedo comprarme un anillo nuevo, ese ya estaba rallado y gastado por los años.
_Puedo incluso festejar una nueva boda con esa excusa!
_ Y puedo irme otra vez de Luna de Miel con mi Amado Rey!!!

La Reina, subió de un salto a su carruaje, y le indicó al cochero que la llevara a casa de la Coach del Reino. Allí la encontró, ayudando a muchas personas a limpiar sus mentes. Esperó a que terminara y cuando ella vino a su encuentro, la abrazó con dulzura y le dijo: Gracias! La Aceptación es mejor que aquello que perdí, porque me ha traido dos regalos nuevos, el Optimismo y los Pensamientos Positivos. ¡¡Te invito a mi nueva boda con mi viejo Rey!!

de mi libro A ti te cuento. Lulu.com en papel.


¿Cuánto tiempo pasas no creyendo en lo que te ha sucedido?
¿La ira se apodera de tí cuando las cosas no salen como esperabas?
¿A veces te gustaría volver atrás en el tiempo para que todo fuera como antes?
¿Te hundes dentro de ti mismo?

Estos son los cuatro primeros pasos tras una crisis o problema: Incredulidad, Ira, Volver atrás y Depresión, cuanto antes llegues a la ACEPTACION... podrás pasar a los siguientes pasos, el Optimismo y los Pensamientos Positivos.

En la vida nos pasan muchas cosas, y no siempre son como desearíamos... Para poder empezar a actuar, para dejar el papel de Víctimas, necesitamos ACEPTAR que hay cosas que simplemente pasan. Espero que mi cuento les guste!!

Viki Morandeira
Tu Coach Personal