9 Claves para Superar el Perfeccionismo


Bien, ayer lo dejamos en que el Perfeccionista, es aquel que nunca está satisfecho con los resultados obtenidos, quien no sabe delegar y necesita controlar hasta el último punto y la última coma, es demasiado crítico con los demás y excesivamente crítico consigo mismo....


En el post anterior, compartí con ustedes, las causas y los síntomas del perfeccionismo que es más defecto que virtud,

Ahora, quiero centrarme en que pongamos remedio a esto!

Cualquier cosa que te genere una emoción dolorosa, un sentimiento incapacitante, puedes ponerle remedio si sabes como. Por eso, mi intención es compartir contigo el COMO.


Estos puntos te ayudarán si sientes que el perfeccionismo no te deja avanzar...

                     

1º. Analiza el post anterior y averigua cual es TU motivo. ¿Eres perfeccionista por no frustrar a los demás? ¿Lo eres por superarte cada vez más, incluso hasta la neurosis? o acaso... ¿has desarrollado las conductas perfeccionistas para defenderte de la humillación, el desprecio o la subestimación de los demás? Una vez que sepas el motivo, acepta que TU NO ERES ese motivo. Que tu ERES independiente de ello.

2º. Reconoce que tus metas y objetivos, no son absolutos, que son guías hacia las que quieres dirigirte, que te muestran el camino, pero que no conseguirlas o no haber llegado aún no te convierte en un fracaso, y que alcanzarlas tampoco es el final. Tu ERES tu, independientemente de las metas que te fijes, y que es agradable disfrutar durante el camino. Que al alcanzar un objetivo siempre hay otro que podemos marcarnos para superarnos, para seguir aprendiendo y creciendo.

3º. Deja de castigarte, humillarte y criticarte cuando cometes un error. Acepta que es parte de la naturaleza de todos los seres vivos cometer errores, y que es parte de la evolución aprender de ellos. No cometerlos te convierte en inflexible, en estático, en alguien que no se adapta a los cambios. La vida es cambio, es movimiento, y solo aquellas especies que aprenden y evolucionan, continúan con vida.

4º. Conviértete en la persona más importante de tu vida. Si te amas, si te respetas, si te valoras, los demás también lo harán. Aprende a ser asertivo. Lee sobre las conductas asertivas y sobre los derechos asertivos. Te ayudarán a respetarte más.

5º. Aprende a mirar la imagen completa, en lugar de cada detalle. Si te centras en hacer todo perfecto y no avanzas, eso no te dará ningún beneficio. En cambio, si te concentras en el resultado final, poco a poco, podrás ir dejando de lado el perfeccionismo, para valorar el trabajo final. Amar lo que haces, sin sufrir mientras lo haces, esa es la clave.

6º. Mueve ficha. Los errores del pasado no te deben impedir avanzar, no te auto-flageles por ellos, más bien piensa que hay de positivo, que enseñanza puedes sacar y sigue avanzando. No te obsesiones por las cosa que no están bajo tu control. La lluvia no es tu responsabilidad, y si algo externo retrasa un proyecto, paciencia. No es culpa tuya. Los imprevistos no son tu responsabilidad. No tienes obligación de ser perfecto y haber tenido absolutamente todo en cuenta!

7º. Delegar y confiar. Las demás personas, también son buenas haciendo su trabajo, y también cometen errores. Pero eso no las convierte en peores personas, ni a tí tampoco. Es normal. Aprende a confiar en los demás, dales la oportunidad de equivocarse, dales la oportunidad de crecer. Delegar sin estar encima del otro todo el rato se consigue aceptando, que, aunque el otro se equivoque... ¿Es eso tan grave? pregúntate... ¿Qué es lo peor que podría pasar?

8º. Re-evalúa tus metas. Si, es probable que te hayas fijado unas metas tan absolutamente inalcanzables, que te impidan avanzar, te condenen a la frustración y al autocastigo. Acepta que la flexibilidad tanto en los procesos, como en los objetivos, puede serte útil si lo que quieres es dejar de sufrir tu perfeccionismo. No te estoy pidiendo que no te exijas nada. Simplemente te pido que analices aquello que quieres conseguir, quizás necesitas modificar tus expectativas, no tus objetivos. Porque si lo que quieres es una casa, que tenga tres plantas, orientada al Sur-este, con un dormitorio de 50 metros cuadrados, parking para dos coches, tres baños, uno en cada planta, con muebles de diseño, cuadros de pintores de moda, suelo de madera en la habitación principal, sauna privado en la segunda planta, techo de tejas negras, .... No crees que quizás sería mejor flexibilizar...: Quiero una casa... porque aunque consigas tu objetivo, si no cumple con todos los requisitos que has planteado, no te sentirás satisfecho nunca!!!

9º. Pide ayuda. Si crees que el perfeccionismo te hace sufrir a tí, o a quienes te rodean, si te frena y te hace incapaz de entregar tus trabajos a tiempo, si te impide marcarte metas por miedo a cometer un error, sigue los 8 pasos anteriores, pero además, elige a alguien en quien tu confíes para hablar del tema, para que te diga cuando estás siendo DEMASIADO puntilloso, cuando estás dando más vueltas de las necesarias.....

Espero que seas consciente, que la decisión de dejar de sufrir en este aspecto, y en otros muchos de tu vida, está en tí. Está en el camino que tomes, en las responsabilidades que asumes, en tu deseo de ser el PROTAGONISTA DE TU VIDA!!!


Viki Morandeira
Coach Personal