Asertividad: Técnica de la Claudicación Simulada


Lo bueno de conocer unas cuantas técnicas asertivas, es que siempre podemos usarlas para ayudarnos a salir de un mal trance, para evitar discusiones, para mejorar la forma en que nos comunicamos y sobretodo, para cuidar nuestras relaciones personales. 

La Técnica de la Claudicación Simulada consiste, como su nombre lo indica, en simular que hemos abandonado, darle a la otra persona, en principio, su parte de razón, para luego dar nuestra opinión y decir lo que realmente queremos decir.

Por ejemplo. Cuando alguien niega una cosa que tu crees que ciertamente ocurrió o fue como tu piensas.



Un caso práctico

Le has dicho a tu hijo que haga la cama.

Y el, además de no haberla hecho, te suelta: ¡¡¡Pero si no me has dicho nada!!!

Puede que estés seguro que lo has dicho, o que creas haberlo dicho, pero ahora esa no es la cuestion. El motivo por el que hablas con tu hijo no es saber quien tiene la razón en esto, sino, transmitir el mensaje original y conseguir que cumpla con su obligación de hacer su cama. Por eso, empezar a discutir que si lo dije, que si no lo dijiste, que si lo dije.... llevaría a un callejón sin salida. El no lo recordará y seguirá insistiendo, por mucho que tu intentes que lo recuerde.

En este caso, más vale Claudicar para luego volver al ataque.

Una respuesta adecuada sería: Puede ser que no lo haya dicho, pero tu sabes que debes hacer la cama sin necesidad que te lo repita cada día.

Otro caso práctico

Estás hablando con tu pareja, y te está haciendo una crítica sobre algo. Si te empeñas en negarlo, será una batalla sobre quien se rinde antes, por eso, lo mejor es la claudicación simulada.

Tu pareja: Nunca hemos hecho nada que a ti no te guste.
Tu: Comprendo que te sientas mal porque no hemos hecho lo que tu querías. Se que eso te hacia ilusión. En ese momento no fui consciente de lo importante que era para ti. Y a pesar de eso, no creo que siempre hayamos hecho lo que yo quería. Recuedas la vez que fuimos a tal sitio? ¿quien lo decidió? ¿y cuando fuimos a tal otro? ¿No fuiste tu quien lo decidió? Si algo es realmente tan importante para ti, puedes decírmelo, hacer que lo comprenda, en lugar de rendirte y dejar de hablar.


Otro caso en el que puede usarse la Técnica de Claudicación Simulada, es cuando te culpen de algo, para intentar escapar ellos mismos de una responsabilidad.

Otro caso práctico

Por ejemplo: le dices a tu hija que haga los deberes.
Sales de la habitación y al volver, sigue sin hacer sus tareas escolares.
Cuando le preguntas qué hace que no está haciendo sus tareas, te responde:

Es que tu no me has dado un lápiz.

Una respuesta adecuada, usando la Técnica de la Claudicación simulada, sería:
Puede ser que no te haya dado un lápiz, pero eso no es motivo para que ni siquiera hayas puesto los libros sobre la mesa.

Piensa!!! Sé Creativ@!!!

¿En qué situaciones puedes usar esta Técnica?
¿En que ocasiones pasadas podrías haberla usado? Escribe respuestas "escritas" a situaciones en las que en el pasado no fuiste asertivo e intenta serlo en la próxima oportunidad que tengas.

¡¡¡Este entrenamiento te preparará para conversaciones futuras!!!!


Viki Morandeira
Tu Coach Personal