Asertividad (VI) ¿Para qué me sirve?



La Asertividad es una "técnica conductual", que nace en Estados Unidos. También se la llama "afirmación de si mismo"

A través del entrenamiento asertivo, aprendemos a expresar lo que queremos decir (economizando esfuerzos), a actuar de acuerdo a nuestras ideas, opiniones, valores y sentimientos; a comunicarnos con efectividad para transmitir nuestro pensar; nos prepara para enfrentar en el día a día, las situaciones molestas o duras; nos brinda la confianza necesaria para responder a acontecimientos problemáticos sin complejos, ni culpabilidad y respetando en todo momento a los demás.

Ser asertivo implica ser más sencillo. Las técnicas son fáciles de aplicar y de aprender. Se muestran eficaces y útiles al hacer peticiones, al negarnos a una petición, al mostrar nuestro descontento, al resolver relaciones que son conflictivas, al responder a las críticas de los demás, y como no, a aceptar elogios y cumplidos.
Cuando nos enfrentamos a una situación en la que nos sentimos incómodos, sufrimos y reaccionamos torpemente. Entrenarnos en la "conducta asertiva" nos da las herramientas necesarias para saber qué decir y cómo decirlo para respetar nuestros valores y respetando a los demás.
Una vez que nos ejercitamos en la "respuesta asertiva", nuestro cerebro va asimilando y automatizando esta forma de responder. El paso del funcionamiento actual, al comportamiento asertivo, donde se adquiere libertad de acción y de palabra se da de una forma natural y sin traumas.


El ser asertivos, nos proporciona protección y habilidades para alcanzar nuestros objetivos, sin que ello implique un deterioro en la calidad de nuestra relación con los demás. En otras palabras, los vínculos humanos ganan armonía, un respeto mutuo; cada uno puede decir lo que quiere y hacerlo sin contrariar al otro, sin agresividad ni manipulación.


(Texto recogido del libro "Tener confianza en uno mismo" de Marie Haddou, primera parte)


Viki Morandeira
Coach Personal