Asertividad (IV)


Quienes trabajamos por cuenta propia, aunque también quienes ocupan cargos de dirección, necesitamos saber decir que NO. Cuando decimos SI, y no cumplimos, cuando decimos SI, y no estamos de acuerdo con lo que hemos aceptado hacer, cuando decimos SI y nos comprometemos a cumplir horarios, plazos, precios que no podemos cumplir, nos estamos faltando a nosotros mismos y estamos dando un mal servicio.
Si digo que si, que lo tendré para el jueves, por no escuchar la queja del director, aunque se a ciencia cierta que no podré tenerlo para el jueves... ¿a qué estoy jugando?
Es mejor aprender, entrenarse a decir lo que realmente pensamos en nuestra "columna izquierda" (ya hablaré de ella más adelante). Decir No, equivale a valorar nuestro tiempo, a valorar al cliente al ofrecerle un servicio de mejor calidad que si lo hicieras sin poder o querer hacerlo.
Les dejo 8 Estrategias Esenciales para decir que no, es una traducción de un artículo en inglés que podéis leer en idioma original en el siguiente enlace. De todos modos en la traducción he cambiado algunas palabras y agregado algunas sugerencias que me parecen importantes.


8 Estrategias esenciales para decir "NO"

1. Intenta decir "SI" primero.
Esto puede sonar incoherente, pero pienso en ello como una especie de "judo mental". Tu dices SI a la propuesta (asumiendo que realmente quieres hacerla, y que no tienes tiempo ahora), entonces tienes varias opciones:
1) Puedo empezar con tu proyecto para tal fecha (cuando consideres que podrás dedicarle tu tiempo a hacer un buen trabajo)
2) Si no sabes cuando podrás empezar, prueba decir: ¿Podrías volverme a llamar con esto en 1 mes o así? Prefiero aceptarlo estando seguro de poder realizar un buen trabajo", o
2) Dices: "Seguro. ¿Has sopesado hacer X, Y y Z primero y aanalizar si esto va a funcionar antes de ponernos manos a la obra? En ambos casos no estás diciendo que no ahora mismo, y les estás volviendo a pasar la pelota. Creo que deberías optar por una de estas dos respuestas solo si eres sincero sobre hacer el trabajo pero realmente ahora mismo no tienes tiempo para hacerlo. Estas estrategias te ahorran la carga de trabajo por el momento sin tener que decir que no rotundamente.
2. Conoce tus compromisos. Para saber cuando has de decir "NO" debes conocer a la perfección que tareas son las que tienes por hacer aún. Deberías mantener una lista con todas tus propuestas/proyectos actuales y además otra lista con las acciones a realizar, compuesta no tanto de los proyectos actuales sino por los pasos concretos que deberías completar en un plazo de una semana o así. Cuando tengas estas dos listas confeccionadas podras conocer a la perfección si una propuesta encaja en tu calendario y si tiene la suficiente prioridad para ser incluida en los compromisos. Guarda esta lista con cuidado y añade solo lo que realmente sea esencial.
3. Valora tu tiempo. Una de las razones por las que la gente no puede decir que no es que sienten que su tiempo no es tan valioso. Por ejemplo, si alguien te encarga que hagas algo que el mismo puede hacer facilmente y tu dices que si en realidad estás diciendo que su tiempo es más valioso que el tuyo ¿o si no por qué realizaas ese trabajo en vez que lo hiciera el? Aprende a valorar tu tiempo -solo tienes un tiempo finito acumulado, y quizas es tu mejor recurso- y aprende a mostrar a los demas que lo valoras negandote a realizar propuestas que realmente no necesitan ser realizadas por ti.
4. Retrasa. Parecida a la primera estrategia solo que no se refiere a que tengas que tomar una decisión en el momento. Por ejemplo, deberias decir "Ahora mismo tengo mi cola de trabajo completa, ¿Podrias llamarme en un par de semanas?" Si la persona que propone acepta, pondrá en su calendario un recordatorio para darte un toque en 2 semanas. Si no, se olvidará de ello. A veces, sin intentas rechazar una propuesta 2 veces seguidas la otra persona cederá, pero no es una buena idea intentar retrasar demasiadas veces una misma propuesta ya que afecta negativamente tu imagen. Después de dos prórrogas, en la tercera vez que recibas una propuesta deberías dar una respuesta definitiva.
5. Se educado, pero firme. Una falta que comete mucha gente es ser demasiado educado, y demasiado "blandito". Pueden decir que no pero suena como si estuvieran dudando. Si respondes así, una persona fuerte continuará presionándote con la propuesta hasta que aceptes, porque pensará que existe la posibilidad de que te lo pienses mejor. Tienes que dejarlo claro, si dices que no, no vas a cambiar de opinión. Pero no seas grosero. Un simple "No, no puedo ahora mismo" será suficiente.
6. Adelántate. Si sabes que se te está a punto de realizar una propuesta es más fácil decir que estás ocupado antes que la propuesta se realice formalmente. Si te reunes con alguien puedes decir "Antes que comencemos tengo que decirte que tengo la agenda completa para el mes que viene, asi que no aceptaré propuestas para comenzar antes de 30 dias". Esto prevendrá a la persona que va a realizarte la propuesta, y no podrán culparte en caso de que te niegues.
7. Me encantaría, aunque. Similar a la estrategia 1, esta táctica sirve para mandar el mensaje de que suena como un gran proyecto pero que no puedes hacerlo porque interfiere en tu agenda o con otros compromisos. Si la propuesta es genuínamente atractiva suelo decir cosas como "Es un gran proyecto y me hubiera gustado formar parte de el". También sugiero alternativas posibles, dando a la persona ideas similares que pueden funcionar. Algunas personas de hecho apreciarán bastante esta clase de negación ya que les estás ayudando también.

8. Nunca digas que lo sientes. De nuevo, has de respetar tu tiempo. Si te disculpas mandas el mensaje de que estas haciendo algo malo por negarte, de que por alguna razón no eres lo suficientemente fuerte para decir que no. Es muy tentador disculparse, lo se. Muchas veces decimos cosas como "Lo siento pero..." o "Ojalá pudiera hacerlo, lo siento" porque simplemente no nos sentimos bien al emitir un rechazo contundente. Pero de nuevo, estás mandando el mensaje incorrecto. Mirate la estrategia 5 para un mejor aprovechamiento.

Valorando nuestro tiempo, nuestra capacidad de trabajo, y la calidad que queremos ofrecer, conseguiremos estar más satisfechos nosotros y también nuestros clientes o jefes. No lo dudes, emprende la tarea de mejorar tu conducta asertiva y aprender a decir que no. 

Tu Coach Personal