Perdonar no es un sentimiento.





















El Coaching nos impulsa a ser la persona que queremos ser. A vivir de la forma en que queremos vivir. Muchas veces, arrastramos cadenas que nos atan a dolores rancios, a sufrimientos que ya son inútiles porque no cumplen ninguna función. El rencor por algo que creemos fue injusto se puede arrastrar eternamente. Y eso afecta a nuestra vida diaria.

Hace un tiempo, les dejé un cuento de Coaching. El de la bolsa de patatas. Lo pueden leer en el siguiente enlace.

http://cordobacoaching.blogspot.com/2010/09/la-bolsa-de-papas.html

Muchas veces, el hecho de solo mirar nuestro ombligo, nuestra aflicción, nuestro dolor, hace que carguemos con una hedionda bolsa de patatas podridas a nuestras espaldas. El dolor es físico, el sufrimiento es lingüitico. Y el sufrimiento se produce por lo que nosotros "juzgamos" que no debería ser.... por ejemplo..

Una madre le dice a su hijo que no le comprará chuches.
El niño se enfada, llora y sufre.

¿Le duele algo concreto?
¿Donde surgió ese sufrimiento?
¿Cuál es el juicio que ha hecho el niño, para elegir la opción SUFRIR?

El sufrimiento por un hecho que nosostros consideramos injusto, es una decisión personal. Y lo es porque se produce después de interpretar los hechos. Una persona puede experimentar más o menos sufrimiento por el mismo hecho, en circunstancias y/o días distintos. Y dos personas pueden exteriorizar dos comportamientos distintos ante el mismo hecho.


¡Piensa! ¡Analiza!

Te propongo un ejercicio de Coaching. ¿Tienes algo que te hace sufrir? Casi todos tenemos algo que hemos creído injusto en nuestro pasado, algo que no hemos perdonado, algo que llevamos arrastrando y ya huele mal. ¡¡¡Es hora de hacer limpieza!!! ¿No crees? Se acerca el final del 2010 y puedes empezar el año sin tener que cargar rencores y penas que ya no te sirven, que solo son una carga que te quita energía, que te nubla la mente y te impide pensar y vivir con plena felicidad.

1º Medita unos minutos y elige un hecho del pasado por el que hayas sufrido.
2º Escribelo en un papel.
3º Somételo a este cuestionario.

¿Cuáles es mi sufrimiento?
¿Qué juicio interno me llevó a decidir este sufrimiento?
¿Cómo puedo re-elaborar este acontecimiento para que no me produzca esta sensación dolorosa?
¿Necesito que me pidan perdón para perdonar?
¿Qué gano arrastrando este rencor?
¿Sabe acaso la otra persona "por qué" estoy enfadada?
¿Cuáles de mis motivos para enfadarme aquella vez, ya son tan antiguo que puedo tacharlos?
¿Eran fundados esos motivos?
¿En qué me basé para enfadarme y decidir sufrir?
¿Había puesto espectativas demasiado altas en la otra persona?
¿Soy demasiado exigente con los demás?
¿Acepto que los demás pueden cometer errores?
¿Soy claro sobre lo que necesito, asi el otro puede saberlo? O dejo que adivine lo que necesito?
¿Creo que vale la pena seguir sufriendo por algo que ya pasó?
¿Cambiará el pasado si yo sigo sufriendo?
¿Cómo me marcaba hacia el futuro ese sentimiento de pena y angustia?
¿Qué he dejado de vivir, de sentir, de hacer por tener ese rencor?



4º Vuelve a mirar ese hecho del pasado y re-escríbelo para permitir que sea una frase positiva, que ya no te produzca dolor, en la que hayas reinterpretado lo sucedido y perdonado a quien te ofendió o no hizo las cosas como a tí te hubieran gustado.

5º Analiza tus sentimientos ahora.

¿Sigues decidido a sufrir por aquello?
¿Cómo te sientes ahora?
¿Notas menos peso a la espalda?
¿Has podido liberarte de sufrimiento inútil?

Si así fue, me alegra enormemente!!!!
Si aún no has podido, recuerda que sufrir es una decisión. Igual que perdonar. Tú eres responsable de tus decisiones. Tu vida depende de tus decisiones. Tu puedes elegir perdonar en lugar de sufrir.

Te dejo una frase de Santa Teresa de Calcula.

El perdón es una decisión, no un sentimiento, porque cuando perdonamos no sentimos más la ofensa, no sentimos más rencor. Perdona, que perdonando tendrás en paz tu alma y la tendrá el que te ofendió."


Viki Morandeira
Coach Personal