Ponle freno a la Queja!





¿Cuántas veces te quejas al día?
¿Te toca escuchar las quejas de los demás?
¿Qué obtienes al quejarte?
¿Se soluciona eso de lo que te quejas al contarlo a alguien?
O aún peor.... ¿tienes diálogos internos de queja contínua?

Claro, podrás decirme que así como está el mundo es imposible no quejarse!!! Bien, como tu quieras.... pero .... vuelvo a preguntarte: ¿Solucionas algo al quejarte? ¿Te quejas a quien corresponde? O .... ¿sabes como convertir una queja en algo positivo?

Todos nos quejamos, es la pura verdad. ¡Pero quiero decirte que tiene solución! ¡¡Qué con unos sencillos pasos vas a poder librarte de las quejas de una vez por todas!!! No te digo que para siempre, porque quejarse es un deporte habitual en todos nosotros. Pero por lo menos, podrás eliminar aquellas quejas de las que tomes consciencia!!! ¿No te parece fantástico?

Bueno. ¿Nos ponemos en movimiento? Y como el movimiento se demuestra andando... (como decía un cómico en mi infancia) pues ...andemos!!!

Te voy a explicar una sencilla técnica para limpiar las quejas de tu día a día. Pero no es solo dejar de quejarnos. Es "actuar" sobre ellas. A este ejercicio le he puesto por nombre:

Extirpación en casos de Quejitis Aguda.

1º- Empecemos por el principio, lo principal es saber ¿de qué me quejo?

Durante todo el día, ten a mano un lápiz y un papel. En tu bolsillo, sobre tu escritorio, a todas horas, en un sitio donde puedas verlo. Si no puedes tenerlo a la vista, procura tener otra cosa que puedas ver durante todo el día, como una cinta atada en la muñeca, o cambiarte un anillo de dedo. Algo que no sea habitual, que notes SI o SI.

2º- Cada vez que te escuches quejarte, o que pienses en una queja, APÚNTALA en el papel.

3º- A la noche, o al día siguiente, en un momento que tengas media hora libre, relee tu lista de quejas y somete a una de ellas a este interrogatorio.

a) ¿Me quejo de algo sobre lo que yo puedo actuar? ¿Depende en alguna medida de mí que esto cambie?

Por ejemplo, me molesta que haga calor, y es agosto, que eso cambie no depende de mi. Depende de mi pasar más o menos calor. Refrescarme, encender el aire acondicionado, pero no puedo cambiar que en Agosto haga calor.

En este caso, cuando no puedo cambiar aquello que me molesta, lo mejor es cambiar mi actitud.

a) ¿Cuánto tiempo he invertido en expresar esta queja? ¿Cuántos días, meses, años llevo quejándome de lo mismo?

b) ¿La he expresado a la persona o en el sitio adecuado?

Al quejarme en relación a la actuación de otra persona, ¿se lo digo a la persona que me produce ese malestar, para que esté al tanto y pueda cambiar su forma de actuar?


Veamos, voy a explicar este punto. Si me molesta que el perro del vecino haga pipi en la puerta de mi casa, y me quejo a mi marido, a mi suegra, a la vecina del otro lado, a mis compañeros de trabajo.... ¿dejará el perro del vecino de hacer pipi en mi puerta?

c) ¿Obtuve algún resultado al expresar esa queja?
d) ¿Cómo puedo cambiar la forma de expresar esa queja? ¿Como puedo expresar eso que me molesta, y pedir lo que yo necesito?

¿A qué me refiero con esto?

Por ejemplo, me molesta que mi compañero de trabajo venga y se instale en mi escritorio a contarme sus cosas cuando yo estoy ocupado trabajando.

En lugar de decirme: "Qué pesado es, ya está aquí otra vez" porqué no practico unas cuantas veces en decirme: " Perdona, tengo que terminar este trabajo y necesito estar concentrado" Si me lo digo varios días seguidos, pronto tendré la suficiente fuerza para decirlo.

O me molesta que mi marido no me llame si va a retrasarse. En lugar de quejarme a otras personas, debo tomar acción sobre esta queja si quiero solucionarla. Y la única solución posible es dándo a conocer a mi marido mis necesidades.

En lugar de decirle.... Me molesta que no me llames.
Prueba decir......... Cuando no me llamas me siento mal, para sentirme bien, necesito simplemente que me llames y me digas, llegaré veinte minutos más tarde.


Las quejas.... expresadas como necesidad en el momento adecuado, a la persona correcta, actúan como una varita mágica.

En cambio, si expreso mi queja como un requerimiento, como una exigencia..... producirá en el otro "INMEDIATAMENTE" la aparición de las tácticas de guerra.

Me refiero, con esto, a que si uno expresa una queja, EXIGIENDO, el otro, se defenderá ESCUDÁNDOSE y CONTRAATACANDO.

Cuando nos quejamos de actitudes o acciones de otras personas, muchas veces lo que nos molesta no es el HECHO, sino lo que PENSAMOS NOSOTROS sobre ese hecho.


Si quien va delante nuestro en una avenida, frena ante el semáforo en ambar. Nos molestará, o NO, dependiendo de lo que pensemos. Si vamos con prisa, seguro que soltamos una queja y algo más.... pero si vamos paseando.... el mismo hecho no nos afecta en absoluto.

Seguiremos hablando de las quejas..... porque da para más de un post!!!

Animo!!!! Quita hoy mismo alguna queja de tu mesa!!!!

Viki Morandeira
Coach Personal